Inicio Fútbol Internacional Serios problemas para Independiente

Serios problemas para Independiente

336
0
Compartir

Américo Rubén Gallego dejó su cargo como entrenador de Independiente tras empatar con Unión de Santa fé por 1-1 como local por el Torneo Final de la Primera División. Según se supo, el Presidente de la Institución, Javier Cantero, le pidió al «Tolo» que diera un paso al «costado» ya que no le encontró la vuelta al equipo para salir de este difícil momento. BrindisiTrossero Monzón, los candidatos. Todos exjugadores entrenadores del club.

También, como si Independiente no tuviera problemas, la dirigencia del club es seguida de cerca por denuncias de incentivación a otros equipos para que les den los puntos.  Algunos técnicos que vistieron el buzo de DT, como así  jugadores que pasaron por la institución, serán vigilados de cerca por organismos de la AFA, entidad madre del fútbol argentino.

Quedan en disputa 30 unidades y los candidatos que suenan para ocupar el cargo de técnico son todos viejas glorias de la institución: Miguel Ángel BrindisiEnzo Trossero y Pedro Monzón. Más atrás figuran técnicos como el uruguayo Jorge Fosatti y Ricardo Zielinski (actualmente dirigiendo Belgrano de Córdoba). Uno de ellos será el encargado de conseguir el milagro de quedarse en Primera.

Lo dramático del presente de Independiente es que, ni sumando las 30 unidades que quedan, depende de sí mismo. Instituciones como la de Quilmes (rival directo por no descender), de sumar 17 puntos lo condenaría al equipo de Avellaneda al descenso. Por eso, si en las próximas fechas no consiguen triunfos, habrá una «limpieza» de contratos ya que no sirve de nada pagar los sueldos millonarios que algunos jugadores tienen.

Independiente fue fundado el 4 de agosto de 1904 y es apodado: «los diablos Rojos». Además, es conocido por ser el «Rey de Copas» en la década de los 70/80 De perder la categoría sería el cuarto grande en irse a la Primera «B». Anteriormente lo hicieron: San LorenzoRacing River.

Parece que esta vez, no quieren que el diablo meta la cola.