Inicio 1ª División El Málaga sella su pasaporte a Europa

El Málaga sella su pasaporte a Europa

272
0
Compartir

efe xiscoEl Málaga-Depor puso el broche final a una temporada en La Rosaleda plagada de buenos momentos. Ayer no podía ser menos. Nueva victoria, por tres goles a uno, que sella matemáticamente el pasaporte a Europa, siempre a expensas de lo que diga el TAS.

Sirvió asimismo este último partido como local para cerrar un ciclo, para despedirse. La Rosaleda, abarrotada, quiso brindar un bonito homenaje tanto a Manuel Pellegrini como a los jugadores que han llevado al Málaga a las cotas más altas de su historia. Fueron continuos los cánticos a todos los jugadores, en especial a Isco, al que pidieron que continuase en reiteradas ocasiones.

Enfrente un Depor que se metió en un problema. Salir con los tres puntos de Martiricos les hubiera hecho atar la permanencia pero ni el anteriormente citado Isco ni un once malaguista hipermotivado iban a permitirte a Riki y los suyos empañar la despedida de Manuel Pellegrini.

Aunque sin mucha tensión al principio el conjunto de Pellegrini empezó mejor. Tocaban sin excesivo peligro, el tiempo jugaba a favor. El Deportivo, con mucha fe pero con no tantos argumentos, más allá de las ganas por salvarse, se defendía bien de las discretas internadas malaguistas. Así sin mucha historia futbolística, solo un par de ocasiones del Depor y un mano a mano salvado por Aranzubia a Julio Baptista, llegarían los minutos finales de la primera mitad. Y ahí apareció Javier Saviola – otro que presumiblemente abandone el Málaga a final de temporada – para estampar su firma en un bello gol. Joaquín, fue el autor de la asistencia. Una falta lateral que cogió la rosca necesaria para que Saviola, en un difícil remate, empujara desde el aire el balón a la red.

En la segunda mitad el partido cogió un poquito de más tensión, el Depor ahogado por la presión visitaba más el área malaguista y pudo, Riki, ¿quién sino?, igualar la contienda pero su remate de cabeza se marchó fuera de la portería de Willy Caballero, que volvía tras su lesión. Pero Baptista que previamente había intentado uno de sus típicos remates acrobáticos, también quería ser partícipe de la fiesta. En una combinación con Saviola el delantero brasileño, en un alarde de poderío físico, penetraba en el área barriendo a Aythami para lograr con un no muy bonito disparo batir la puerta del Deportivo. Era el minuto 64.

Salomao, que llevaba cinco minutos escasos en el terreno de juego, dio esperanzas a los coruñeses en el 75 con una volea que sorprendió a Willy Caballero y que ponía el 2-1 en el marcador. Achuchaba el conjunto de Fernando Vázquez, ya a tumba abierta a por el empate. Sin embargo el Depor estaba condenado a perder este partido. A la Rosaleda le esperaba la guinda.

Joaquín, con un magistral pase milimetrado, le dio a Isco la posibilidad de despedirse del equipo de su corazón como solo los genios saben hacerlo. Recorte a la derecha, salida a la izquierda, que dejan al defensa deportivista con la cintura rota, para a continuación conectar un gran zurdazo que perforó la portería de Aranzubia que poco o nada pudo hacer. Era la huella, en forma de obra de arte, que el malagueño Francisco Román Alarcón dejaba marcada en la retina del malaguista en su adiós.

Poco más le quedó al partido salvo alguna internada peligrosa del Deportivo con más esperanza que acierto. La Rosaleda mientras coreaba los nombres de sus héroes. Así llegó el final que pone en un verdadero aprieto al conjunto gallego que tendrá que jugarse la salvación en Riazor ante una Real que debe ganar y esperar el fallo del Valencia para jugar en Champions. El Málaga visitará, ya sin presión, el Camp Nou para cerrar la temporada.