Inicio NBA Orgullo de hermano

Orgullo de hermano

394
0
Compartir

gasolÉso es lo que todos los que no somos hijos únicos sentimos. Algunos con más frecuencia que otros, seguro, pero aunque sea una sola vez lo habréis sentido. Bien, pues eso es, ni más ni menos lo que siente Pau de su hermano Marc: Orgullo. Y no sólo debería sentirlo él. Porque aunque no tengamos relación sanguínea (que sepamos) con los «Gasoles», tenemos un lazo en común: España. Sí, España. Ésa que ellos, como muchas otras personas que van fuera de nuestras fronteras, ya sean famosas o no, van representando también. Ellos tienen más repercusión mediática, eso seguro, pero siempre demuestran sentirse orgullosos de sus orígenes. Por eso nosotros debemos hacerlo de ellos. Ya lo llevamos haciendo tiempo de Pau, el hermano mayor. Pero ahora, como el propio Pau está intentando hacernos ver, debemos darle la importancia que merece al segundo Gasol(en edad), a Marc.

Y es que no sabemos si lo de estos hermanos tendrá algo que ver con alcachofas de Sant Boi de LLobregat, pero hablando en términos baloncestísticos Marc está que se sale:
Esta temporada ha disputado 80 partidos (de 82) en temporada regular anotando una media de 14,1 puntos, cogiendo 7,8 rebotes, repartiendo 4 asistencias y poniendo 1,7 tapones en 35 minutos por partido. Viendo puramente las estadísticas, pueden no parecer tan espectaculares como los puntos anotados por Carmelo Anthony(28,7), Kevin Durant(28,1), Kobe Bryant(27,3) ó Lebron James(26,8). Realmente no lo son. Tampoco lo pretende ser. Él tiene muy claro cuál es su papel, y eso es lo que hace la mar de bien. Y su papel además es tan importante dentro como fuera de la cancha. Porque a parte de ser un gran jugador, es uno de los «directores» del vestuario y de los jugadores que más peso tienen, junto a su amigo y compañero Zach Randolph. Incluso su propio entrenador, Lionel Hollins, ha reconocido delegarle alguna función táctica en momentos puntuales. ¡Ahí es nada!

No podríamos terminar sin nombrar el galardón individual que ha conseguido este año: Mejor defensor de la temporada NBA. Por delante de jugadores aparentemente más físicos y más atléticos que él, como nuestro «compi» Ibaka o Lebron James. Pero es un premio a todo lo que hemos dicho antes, un reconocimiento muy merecido, que quizás le tengan más en el país norteamericano que en el nuestro.

Veremos si Marc puede llevar finalmente a sus Grizzlies a la lucha por el anillo como hizo su hermano Pau con los Lakers, porque parece que San Antonio no está mucho por la labor. Pero independientemente de que lo consiga o no, cuando pasen los años, será cuando realmente apreciemos lo que estos hermanos han hecho y hacen por el baloncesto y el deporte español: Hacer soñar a los niños con que algún día pueden llegar a ser como los Gasol.