Inicio Atlético de Madrid ¿Trampolín a dónde?

¿Trampolín a dónde?

424
0
Compartir

efe falcao llantoEn este fútbol moderno -o negocio, como quieran llamarlo- está surgiendo un nuevo tipo de club hasta ahora desconocido: el club trampolín. Cada vez son más las estrellas sudamericanas que vienen a Europa para jugar en un grande, pero antes de llegar a su destino final hacen una parada. Los grandes equipos europeos no se arriesgan con estrellas poco contrastadas, que tienen que “conformarse” con venir a conjuntos de segundo nivel y despuntar para dar el salto.

Hasta aquí todo correcto, lo que sorprende es que en los últimos años estos jugadores saltan a peor. Podría poner varios ejemplos de clubes que son llamados “trampolines” pero me voy a centrar en uno en concreto de nuestra liga: el Atlético de Madrid. Es curioso ver como jugadores del estilo de Agüero o Falcao quieren dar un salto desde el club de la ribera del Manzanares. Un salto que, si lo analizamos, es hacia abajo.

Estamos de acuerdo en que el Atlético, hoy por hoy, debido a la abismal diferencia presupuestaria con los dos grandes de la liga, no puede competir por la Liga BBVA, pero eso no impide que este equipo logre títulos. Agüero se marchó del Atlético, tras ganar la Europa league y la Supercopa de Europa, a uno nuevo “grande” de Europa. Pues bien tras dos años en el Manchester City solo ha logrado una Premier y una Community Shield. ¿Tanta es la diferencia cómo para querer irse allí a toda costa?

Sigamos por Falcao. En dos años en el Atleti, el colombiano ha conseguido tres títulos, Europa League, Supercopa de Europa y Copa del Rey: los mismos títulos que el Madrid de Mourinho durante tres años. Es cierto que en la más que probable salida de Radamel influyen otros aspectos económicos pero no es su salida lo que me asombra. Es el hecho de que se asuma que Falcao es demasiado grande para el Atlético. Me sorprende que todo el mundo le busque al crack un futuro fuera de un club en el que está alcanzando el éxito.

Me aterra el ver que hoy en día parece que haya solo seis o siete clubes en Europa que tengan derecho a tener buenos jugadores y ganar. Vemos como el Oporto saca, año tras año, remesas de buenísimos jugadores que les son arrebatados, primero por la prensa y luego por los millonarios, como si no tuviesen derecho a tener tanto talento en su equipo. Pero bueno, como decía, este deporte ha derivado irremediablemente en el negocio. Es lo que hace que los jugadores pasen por históricos como el Atlético y piensen que están en un mero trámite hacia un club más potente económicamente hablando: en títulos ya ha quedado demostrado que no.

Es cierto que existen ahora estos clubes trampolín, pero ¿Trampolín a mejor o a peor?