Inicio Opinión Belarmino Ballesteros Golpe a la Gloria

Golpe a la Gloria

431
0
Compartir

nadal2Cambio el balón de fútbol por la pelota de tenis. Paso del deporte colectivo al deporte individual. Enciendo el televisor para mi cita anual con Roland Garros. No pude ver, por mi edad,  los Roland Garros de Santana y Gimeno. Con Santana todavía no había abierto los ojos de la vida. Y con Gimeno era tan pequeño que sólo disfrutaba poniéndome la camiseta de mi equipo de fútbol, allá por 1972. Transcurrieron los años. Llegó 1989. Desde ese año me siento la tarde del domingo de principios de junio para ver como nuestros tenistas, hombres y mujeres, suben a lo más alto del trono tenístico francés. Arantxa Sánchez Vicario, Bruguera, Moyá, Costa, Ferrero, Nadal me han hecho sentir verdadera pasión por este deporte. Sin olvidarme del gran David Ferrer que no habiéndolo ganado, ha hecho méritos para ello.

Es de esas tardes deportivas de domingo en las que la victoria de uno tiene cierto sabor amargo y triste por la derrota del otro. Nadal vence a Ferrer. Dos españoles en lo más alto de Francia. Dos españoles peleaban por el trono francés. Dos españoles que nos tienen acostumbrados a luchas épicas, de partidos históricos, donde se han dejado el alma en cada golpe que han dado. Jugadores que llegan a lo imposible, capaces de parar el reloj en cada punto, de pasar una y otra vez la red con el poder y la fuerza de su brazo. Cada punto, cada juego, cada set me hacen vivirlo con una intensidad brutal. Increíble. La marca España se pone, de nuevo, con el tenis en lo más alto de la Torre Eiffel, iluminando el éxito del deporte español con el brillo de las miles de bombillas que alumbran por las noches esta belleza arquitectónica.

No son jugadores elegantes como Federer, pero ambos tienen ese gen de sangre, de lucha y de furia española que les hace ser de los más grandes. Rafa Nadal ha hecho historia en Francia. Superarlo habrá que ponerlo al filo de lo imposible. Tiempo al tiempo. Djokovic, número 1 mundial, aún no ha sido capaz de ganar este Grand Slam. El camino, con un Rafa Nadal como el de este año, se le hará largo. Rafa siempre juega con un punto de ventaja, su fortaleza mental y su fuerza física (estando bien), le hacen ser el más grande entre los grandes. Eso le ha llevado a ser el número 1 mundial. Rafael I de España, VIII de Francia (con 8 torneos de Roland Garros). Rey de la tierra batida.

Suma victorias con la misma facilidad que se mueve en la pista y golpea la pelota. Muchas victorias en su palmarés, pero el dulce sabor de la última parece diferente a las demás. No importa ir perdiendo una semifinal en el quinto y definitivo set por 4-3 si sabes que a Rafa le queda el aliento del luchador campeón, capaz de dar un golpe a la gloria.

Hoy cambio de pelota y de palabra. Un golpe de derecha cruzada de Rafa Nadal me hace cambiar Palabra de fútbol por Palabra de tenis.  No quedan calificativos que ponerle. Agotados. Como decía el maestro Juan José Castillo: ¡La bola entró, entró!. ¡Rafa Nadal es el ganador!. El himno español vuelve a sonar en Francia. Y van…

Imagen: as.com