Inicio Opinión Antonio Oliver Mala noticia si la profesionalidad es noticia

Mala noticia si la profesionalidad es noticia

236
0
Compartir

pep presentacionGuardiola logra su primer título: el de alemán. Se ha presentado ante más de doscientos periodistas hablando en idioma nativo. Ha conseguido sorprender, agradar y mandar un mensaje de profesionalidad. Aviso a navegantes: así va esto. Los jugadores, los dirigentes y hasta los empleados del club germano ya conocen el grado de exigencia que trae Pep. Es una declaración de intenciones en toda regla.

Ahora empieza el fútbol y ahí juegan otras cosas. Tras el recibimiento y las excelentes impresiones previas, el balón comienza rodar y ya nadie conoce a nadie. El veterano entrenador que se marchó, entre el dolor y la alegría, ha dejado una montaña enorme de títulos. Pocos recuerdan la dificultad y los fracasos intermedios. Ahora todos quieren que Guardiola  reedite y aumente esos títulos.

La primera prueba es inminente y ante Mou. El fútbol, además de un deporte, es una caja de caprichos. Te encuentras de todo. Si, como se ha dicho, Pep se fue de la Liga para olvidarse de la insana presión que el portugués metió al campeonato, el fútbol se lo vuelve a poner delante. Son anécdotas o formas muy serias de empezar una temporada. Según como se mire. Tanto el Chelsea como el Bayern estrenan técnico y proyecto. Empezar ganando o no, puede ser significativo. Para Mou perder siempre es una ruina; hacerlo contra Pep y perder el primer título puede ser traumático: viene de perderlo todo con el Real Madrid. Si Guardiola no ganara habría perdido la oportunidad de sumar más títulos que su antecesor e iniciaría su camino con derrota, además, ante un rival directo en lo general y en lo particular.

Pep representa un enigma que muchos aspiramos a desvelar a medida que el técnico empiece a manifestarse lejos de Barcelona. El Barça era su rincón de seguridad, los jugadores eran, casi todos, fruto de un trabajo que él conocía muy bien y la afición y la prensa jamás se atrevieron a discutirle nada. La imagen de Guardiola lo llenaba todo. Su mérito estaba, además de en ganar, en no rebajar listones y en mostrar las emociones justas. Pocos conocen a un entrenador que se llama Pep Guardiola. Muchos presumen de hacerlo pero, de verdad, lo conocen muy pocos. A partir de ahora, pese al hermetismo de Munich, sabremos algo más. Curiosamente la distancia nos traerá, seguro, información y perspectiva. Tiene un equipo para hacer historia, ya la tiene iniciada. Queda la enorme curiosidad de saber si podrá. Antes de que nada se produzca Pep ha hecho un gesto notable de respeto a su nuevo club, a su afición, a su trabajo y al fútbol, hacerse entender. Parece mentira que la profesionalidad sea noticia.