Inicio Opinión ¿Héroes sin premio?

¿Héroes sin premio?

310
0
Compartir

elpaloHace poco más de 48 horas, el equipo de fútbol de la humilde barriada de El Palo (Málaga) logró el hito más grande de su historia -el ascenso a Segunda División B- y ya sobrevuelan los primeros ofrecimientos para comprar su plaza en la categoría de bronce del fútbol español.

Uno de los compradores interesados es de la ciudad, el Málaga. Según ha apuntado el diario local “La Opinión de Málaga” el club de Martiricos es uno de los cuatro clubs de Tercera interesados en ella para ascender a su filial, el Atlético Malagueño.

Lo que no pudieron lograr en el campo, pese a la fuerte inversión de la que dispuso Manel Casanovas, hasta ayer el máximo responsable de la Academia del Málaga Club de Fútbol, lo quieren comprar con dinero. La negativa paleña ante tal ofrecimiento es rotunda, quieren disfrutar de su logro en Segunda B.

El Centro de Deportes de El Palo merece saborear las mieles de un éxito que es doble si tenemos en cuenta que partieron con uno de los presupuestos más bajos de Tercera y que, además, sufrieron la baja en un momento difícil de su hombre clave, su entrenador Pablo Guede, que tuvo que abandonar San Ignacio para marcharse a Argentina.

Es cierto que el Málaga necesita imperiosamente el ascenso de su filial para seguir, o más bien para comenzar con tres años de demora, la idea de no comprar estrellas sino fabricarlas ellos mismos a través de una gran red de cantera que abarcara a lo mejor de la provincia. No obstante La compra de plazas no se corresponde con esa ética de crecer desde abajo a la que apelaba Abdullah Ghubn en uno de sus populistas mensajes. Es por eso que el malaguismo también se ha expresado a través de las redes sociales mostrando disconformidad con la posibilidad de que el Malagueño ocupe la plaza de El Palo en Segunda B.

Ante esto sería el momento idóneo de estudiar  la manera de beneficiarse, éticamente, del éxito de un club hermano. Ofrecer ayuda, en forma de acuerdo de colaboración entre ambos equipos, para que el Palo se convirtiera en un club cantera donde mandar a jóvenes promesas en busca de curtir su talento en una categoría superior a la del Malagueño.

 Sería esta  una gran oportunidad de unir lazos y crecer de manera conjunta a la espera de que el tema Ciudad Deportiva –debería haberse estrenado en unos meses- esté resuelto. No sería justo que el Palo dejara a sus héroes sin su premio.