Inicio Opinión Antonio Oliver Ancelotti contra la ansiedad, el Barça y todo lo demás

Ancelotti contra la ansiedad, el Barça y todo lo demás

317
0
Compartir
Carlo Ancelotti

efe ancelottiEl silencio hace más largo el tiempo. El Real Madrid viene de la estridencia. Unas semanas de silencio y palabras de fútbol dan una sensación de plácida eternidad. El club y los aficionados lo necesitaban. Se ha pasado del estruendo al susurro. Hoy se alza el telón y el elenco ha cambiado poco. Algunos excelentes noveles y un director de escena, Carlo Ancelotti, que llega usando otros argumentos. Fue la sensación cuando Florentino Pérez lo presentó. Esas son las novedades.

El Real Madrid está ante un tiempo nuevo. Hasta que no se cierre el mercado pueden suceder cosas, una o dos. Sin embargo el foco ahora cae sobre la figura normal de un entrenador laureado y con prestigio, que tiene ante sí la enorme tarea de restaurar los mármoles del Taj Mahal de la Castellana. Una parte de ese grandioso edifico indio es un mausoleo el Real Madrid, no necesita esa parte, está muy vivo. Viene de un tiempo oscuro pero nada más.

Lo que le hace falta a la entidad es una vuelta hacia sí misma para recuperar el brillo que muchos echan de menos y no sólo, que también, por la temporada yerma que deja atrás. Lo que necesita el Real Madrid es buscarse en el espejo y salir tras todo lo que se dejó por una errónea manera de asumir victorias y derrotas. Ancelotti parace el hombre adecuado para ello pero, ante sí, tendrá un muro de ansiedades, a un FCBarcelona herido, con dudas, pero con un potencial deportivo descomunal y, además, todo lo que supone y arrastra un club como el que ahora hereda el italiano.

La tarea no es fácil pero, una cosa juega a su favor, da la sensación de que el futbol será el argumento para estar de acuerdo o discrepar.Solo el fútbol. Partimos de la base de que todos deben respeto a todos y eso, visto lo visto, ya es una forma muy positiva de empezar una relación. Solo falta que ruede el balón y todo volverá a ser como no hace tanto. Esperemos.