Inicio Entrevistas Manolo Herrero (I): «Con la implicación de la gente se pueden conseguir...

Manolo Herrero (I): «Con la implicación de la gente se pueden conseguir los sueños más lejanos, y este equipo es un ejemplo de ello».

305
0
Compartir

 A pocos días de su debut en la Segunda División, Manolo Herrero ha tenido la amabilidad de concedernos una entrevista exclusiva con la intención de conocer a la persona que hay detrás del -nombrado- mejor entrenador de la liga. Reflexivo y sereno, el técnico del Real Jaén echa la vista atrás para recordar de dónde viene el club y tener así conciencia de hasta dónde ha llegado. Herrero se muestra tal y como es en una entrevista que los lectores de palabradefutbol.com podrán leer en dos piezas entre hoy y mañana. Analiza el pasado, presente y futuro de su andadura al frente del Real Jaén, explica el origen de una idea de juego que se ha convertido en el ADN del club, valora el papel de la afición (recientemente se han superado los 5.000 socios) y reflexiona sobre el fútbol base.

redaccion - herrero

Parte 1/2.

EXPERIENCIA PERSONAL

Antes de ser entrenador, usted fue futbolista, ¿Cuánto de ese futbolista hay en el entrenador que ahora es?
Pues creo que hay un poquito de influencia. Yo era medio centro de perfil creativo y ahora intento plasmar en mis equipos la idea de fútbol con la que me identificaba cuando era futbolista. Quiero que mi equipo trate bien el balón y es por eso que me gusta jugar con tres medios centros, porque creo que un equipo que domina la parcela ancha del campo tiene el control del partido y, por tanto, tiene mucho ganado. Así que me gusta ese perfil de jugador, el que quiere la posesión.

1

¿Cuándo empezó en los banquillos?
Yo empecé sin querer ser entrenador. Es cierto que, cuando terminé mi carrera como futbolista, ya tenía hechos los dos primeros niveles del curso, pero para mí era algo secundario, yo no tenía intención de ser entrenador. Sin embargo, más tarde se dieron una serie de condicionantes y cogí al Real Jaén mucho más pronto de lo que habría imaginado. Primero empecé con el Real Jaén B porque Carlos Terrazas quiso que yo, por mi forma de ser y de tratar con los chavales, fuera el nexo de unión entre el filial y el primer equipo. Un par de años más tarde destituyeron a José Miguel Campos y entonces yo me hice cargo de la primera plantilla.

Cogió un equipo muy mermado debido a una crisis profunda en lo deportivo y en lo institucional, ¿Qué es lo que más le llamó la atención de aquella primera experiencia en el banquillo del Real Jaén?
Lo que más me impresionó fue ver la cara de los jugadores, ver lo que estaban pasando. Llevaban muchos meses sin cobrar y estaban pasando auténticas penurias, incluso muchos de ellos tuvieron que mandar a sus familias de vuelta a casa porque no podían ni mantenerlos. Fue muy difícil ponerse delante de ellos el primer día y convencerlos de que tenían que competir en aquellas circunstancias, porque además, muchos de ellos querían abandonar la entidad. Poco a poco fui convenciendo a la gente y tuvieron una actitud espectacular.

2Menudo debut…
Recuerdo que el equipo estaba muy cerca del descenso y teníamos la sensación de que realmente podíamos perder la categoría, pero cuando terminó el mercado de invierno y supieron que tenían que estar aquí hasta el final de temporada, nos ayudamos unos a otros, nos unimos, nos hicimos más fuertes e hicimos una segunda vuelta de equipo de Play Off. Además, se nos fueron cuatro jugadores importantes porque ganaban mucho dinero y el club no podía afrontar sus fichas, pero incorporamos a los chavales del filial y nos fue muy bien. Terminamos clasificándonos para la Copa del Rey y cerramos una temporada espectacular, porque lo que conseguimos ese año en las circunstancias en las que estábamos tuvo un mérito tremendo.

¿Cómo logra convencer al futbolista de que tiene que seguir defendiendo la camiseta de un club que le ha cruzado la cara?
Les dije que miraran por ellos mismos, que el fútbol no se acababa allí. Al año siguiente habría otra nueva temporada y tenían que volver a competir, y la única forma de que otros clubes importantes se acordaran de ellos era haciendo bien las cosas ese año. De cara a otros clubes, la imagen del futbolista podía salir muy reforzada si lograban hacer un buen año con todas las dificultades que todo el mundo conocía: no cobrábamos y tampoco teníamos unas instalaciones adecuadas para entrenar, incluso nos duchábamos con agua fría. Pero teníamos claro que no podíamos pararnos porque lo que no hiciéramos esa temporada iba a repercutir en la siguiente, así que terminamos haciendo un buen año gracias a que los jugadores separaron los problemas institucionales del ambiente deportivo.

3¿Podía imaginar en aquel momento que su destino era entrenar al Real Jaén en Segunda División?
Nunca. Además, tras aquel año bajó el presupuesto considerablemente y el objetivo pasó a ser la permanencia. La idea era nutrirse de jugadores de la provincia y de la ciudad e intentar no perder la categoría. Muchos de ellos vendrían de la Tercera y, por tanto, sólo pensábamos en hacer una campaña digna y tratar de aportar estabilidad al club. Pero todo marchó bien desde el principio. Los nuevos se adaptaron perfectamente al equipo y fue un año muy bonito, una temporada especial. Nos dimos cuenta de que teníamos un potencial muy superior al que realmente pensábamos y fue algo que nos llenó de orgullo y que creo que enganchó a la afición, que hasta entonces estaba un poco apartada. Esto fue muy importante, porque creo que desde entonces la gente se siente más identificada con este club.

¿Qué ha aprendido en el banquillo del Real Jaén después de los buenos y malos momentos?
Muchas veces, valorábamos a la gente por lo que cobraba, lo cual es un error. Pero es en la necesidad cuando te das cuenta de que hay gente más humilde, con ilusión y con ganas de trabajar con la que se pueden hacer muchas cosas. Aunque parezca extraño, aprendes que el dinero no lo es todo en el fútbol. Ayuda, pero no es lo más importante. Con la implicación de la gente se pueden conseguir los sueños más lejanos, y este equipo es un ejemplo de ello.

¿El éxito puede moldear la personalidad, en este caso la suya?
Yo trato de ser siempre la misma persona, no me confunde el éxito. En el fútbol, el éxito es pasajero porque no siempre las cosas van a salir bien. Sé cómo funciona el mundo del fútbol y, si tienes la desgracia de encadenar una serie de malos resultados, de nada sirve todo el buen trabajo que hayas podido hacer anteriormente. La gente se olvida del pasado, sólo mira el presente y te exige, entonces aparecen las críticas y hay que saber aceptarlas. Así que el éxito no me va a cambiar porque sé que es algo pasajero. Además, muchas veces se aprende más en los malos momentos que los buenos. Tengo las ideas muy claras y seré el mismo que cuando estaba en Segunda B.

manuel_herrero2FÚTBOL Y FILOSOFÍA – REAL JAÉN.

Usted ha dotado a este club de una seña de identidad, que en este caso son los principios futbolísticos de los que hablábamos antes. ¿Puede hablarnos de ellos?
La gente se identifica con el equipo porque dicen que juega bien al fútbol y es atractivo porque queremos el balón, sin embargo, lo verdaderamente importante es que, hasta ahora, hemos sido un equipo muy sólido, el menos goleado de la categoría cada año. Al igual que las casas se empiezan desde los cimientos, para mí, un equipo empieza por ser sólido y encajar pocos goles, y a partir de ahí se intenta crecer. Un equipo que encaja goles es un equipo inestable, así que intentamos ser fuertes en la faceta defensiva. Creo que tiene más mérito lo que hacemos sin balón que lo que hacemos cuando tenemos el balón. Todo el mundo se implica y somos conscientes de la importancia que tiene defender bien y ser fuertes.

4¿En qué momento piensas que este estilo es el más idóneo para construir ‘tu’ Real Jaén?
Desde el primer año que entré aquí. Después de la etapa de José Miguel Campos pensé que teníamos un grupo de jugadores que podían hacer las cosas mucho mejor de lo que se habían hecho hasta ese momento y ya traté de implantar esta filosofía: que el jugador se sintiera protagonista y quisiera la pelota, que no tuviera miedo a equivocarse. Aquella segunda vuelta jugamos francamente bien, y como los resultados fueron buenos, intenté implantarlo en las temporadas siguientes. El día que no me vaya bien pues tendré que cambiar la forma de jugar.

Así que el estilo de juego no es innegociable…
No, no lo es. Es cierto que me gusta llevar la iniciativa y defender este estilo de juego, pero no soy ningún inconsciente. Si esto deja de funcionar y no somos capaces de hacerlo pues tendremos que hacer otra cosa, pero de inicio sí que puedo asegurar que el equipo mantendrá su estilo de juego para esta temporada.

¿Por qué ha triunfado su equipo?
Por la humildad de todo el grupo, empezando por los dirigentes, siguiendo por la dirección deportiva y el cuerpo técnico y terminando por los jugadores. Todos sabíamos de dónde veníamos. Para la mayoría de los jugadores jugar en el Real Jaén era un premio, así que tenían unas ganas tremendas por hacer cosas y sentirse importante.

¿Echarás en falta a gente que ha estado estos años pero que no podrán disfrutar de la Liga Adelante?
Por supuesto. Me acuerdo de los jugadores que nos han traído hasta aquí y que por desgracia ya no están. Es la Ley del fútbol. Jugadores como Migue Montes, Pedro Bolaños, Elady, David Vidal, Manu… Son gente que han hecho mucho porque este club esté en Segunda pero el fútbol es así, para que vengan unos tienen que salir otros. Pensábamos que teníamos que reforzar la plantilla y han tenido que dejar su sitio. Es injusto porque también merecen estar aquí, pero en el fútbol la entidad está por encima de las personas y hay que tomar decisiones muy incómodas y dolorosas.

¿Qué tal estás viendo a los nuevos?
Bien, cada día van a más. Es cierto que muchos de ellos vinieron muy justos a nivel físico porque llevaban mucho tiempo parados y eso lo han acusado un poco, pero día tras día se van sintiendo mejor y llegaremos todos preparados para el primer partido de liga del domingo. Además, creo que están disfrutando con nuestra manera de trabajar y se sienten identificados con nuestra filosofía de juego. Estoy convencido de que nos van a dar ese salto de calidad que necesitamos para competir en la categoría.

¿Te ha sorprendido alguno de manera especial?
No. Todos ellos vienen después de llevar un seguimiento especial por parte de José Jesús Aybar y sabemos lo que nos pueden dar, así que ya conocíamos todas su cualidades. Todo el que viene es porque estamos convencidos de que aportaran muchas cosas.