Inicio 1ª División Rodri y el pacto con el gol

Rodri y el pacto con el gol

349
0
Compartir

5462497wRodri puede haber encontrado su espacio natural. Es pronto para decirlo pero los gestos son muy claros. La calidad la trae de serie. No salen malos jugadores de la Ciudad Deportiva del Sevilla. Hacían falta tiempo y un espacio en el que persona y jugador pudieran relajarse y poner el punto de mira en lo que importa. El Sevilla que recibió a Rodri era un equipo con mucha urgencia, hoy todavía lo es, y ni el club podía esperar ni el futbolista darse más prisa.

Salió, conoció otra filosofía, se fue al extranjero – un paso determinante en el plano personal- volvió a Zaragoza y Almería se presta ahora para, como ocurrió con Negredo, darle protagonismo, responsabilidad y confianza. Rodri, cierra el círculo. Una noche vital para el Sevilla, precisamente en Almería, rescató un partido y un proyecto. Ofreció al sevillismo en una jugada, rabia y corazón, una clasificación milagrosa para Champioms. Ahora el proyecto se llama Rodri y arranca en el mismo lugar donde el fútbol de elite empezó a conocer a este goleador, que se está haciendo a fuego lento.

Le ha bajado la espuma. Aprendió que los partidos acaban cuando terminan y que la bravura hay que administrarla y ponerla solo al servicio del equipo y del gol. Esas cosas se aprenden sufriéndolas y viendo como el ignorarlas te hace daño. Ha comenzado la temporada y Rodri sabe que sobre su espalda lleva a un equipo modesto con una afición experta y con un joven entrenador que, seguro, sabrá hacer que siga creciendo. Lo que menos me sorprende es que Rodri marque tres goles en dos partidos. El gol y él viajan juntos. Lo que me ha sorprendido es comprobar que esta temporada el delantero fogoso, excesivo, visceral que, a veces, se iba de los partidos, ya no está.

Ha emergido un profesional que sabe lo que vale un minuto en Primera División. El Almería tiene a un joven futbolista que se ha hecho “mayor” y que no teme el reto de ser el que resuelva con goles, el trabajo armónico de un equipo que, si no se tuercen las cosas, tiene pinta de conocer su hoja de ruta. El fútbol da muchas vueltas, casi tantas como las que da Rodri celebrando sus goles, pero tengo la sensación de que este jugador está en el camino de convertirse en el goleador que todos intuíamos. Rodri, desde siempre, tiene un pacto con el gol: cuando lo ve no lo negocia, lo mete. Habrá que seguirlo atentamente porque, en el fútbol, quien tiene esa relación con la pelota tiene la solución a muchos problemas. En Almería seguro que ya se han dado cuenta.