Inicio 1ª División ¿Es el fichaje de Gareth Bale inmoral?

¿Es el fichaje de Gareth Bale inmoral?

696
0
Compartir

baleEl que parece ser el culebrón futbolístico del verano, la compra del jugador galés del Tottenham Gareth Bale por parte del Real Madrid, comienza a tocar su fin. Tras las declaraciones de su, casi con seguridad, antiguo entrenador en el club inglés, André Villas-Boas, parece que, otro año más, Florentino Pérez batirá el record del fichaje más caro de la historia del fútbol y pagará cerca de 100 millones de euros—aunque esto está aún por confirmar. Superando los 94 millones que pagó por Cristiano Ronaldo en 2009.

En un país en crisis económica y con una tasa de desempleo del 26,26% la posibilidad de invertir 100 millones de euros en un jugador de fútbol es tachado de inmoral. El debate está en la calle. Tal es así, que el propio presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, y Michael Platini, presidente de la UEFA, se han pronunciado al respecto. Según ellos, el fichaje de Bale sólo sería inmoral en el caso de que el Real Madrid no tuviera la cantidad económica necesaria para ello. Si dispone de ella, “allá ellos con su dinero”.

Primero he de aclarar que no tiene sentido decir que una acción es inmoral sin establecer antes qué sea eso de la ética o la moral. Aquí tomaré ambos términos como sinónimos y definiré los principios morales (y éticos) como aquellos que tratan de posibilitar la cooperación mutua de los individuos para alcanzar bienes comunes con el fin de llevar a cabo sus proyectos de felicidad. Es decir, la ética tiene que ver con la felicidad individual y la cooperación social.

La mayoría de las propuestas éticas parten del hecho de que “somos libres de hacer lo que nos venga en gana siempre que reconozcamos ese mismo derecho al resto de individuos”. Es decir, somos libres de buscar la felicidad como nos venga en gana siempre que no interfiramos en el derecho que cada uno tiene de hacer lo mismo.

Siguiendo esta propuesta, no tendría sentido alguno decir que el pago de 100 millones por un futbolista es algo inmoral. El Real Madrid no es una ONG, sino una organización privada con ánimo de lucro. Como ha afirmado Tebas, si disponen de ese dinero y consideran que es beneficioso para ellos, ¿por qué decir que están actuando de modo inmoral? ¿El derecho de quien están vulnerando con dicha compra?

No obstante, parece que la ética no se limita a mostrar que no hemos de dañar y a proteger la libertad de los individuos, sino que hay más elementos que deben ser tenidos en cuenta. Por ejemplo, hay diversos casos que consideramos inmorales, en que la libertad de otros no se ha vulnerado:

a) una mujer, a falta de un trapo para limpiar su retrete, utiliza la bandera de su país.
b) una familia se come a su perro tras su muerte.

En ninguno de estos casos se ha puesto en peligro la libertad de nadie. Sin embargo, todos afirmaríamos que existe algo incorrecto en ellas, que nos repugnan, y las calificaríamos como acciones que los seres humanos no deberían llevar a cabo. De igual modo, el fichaje de Gareth Bale no afecta al derecho a ser libre de ningún otro miembro de la sociedad, pero sí se ajusta a ese tipo de casos que “atentan contra la sensibilidad moral”.

En mi anterior artículo “Florentino Pérez: Lógica mercantil y valores madridistas” apelé a Tras la virtud de MacIntyre. Esta obra del filósofo escocés muestra que la ética actual está dominada por el emotivismo, que consiste en que los argumentos morales están basados principalmente en reacciones emocionales y no en razones morales. Sin embargo, el emotivismo moral debe ser rechazado. La ética necesita de razones que apelen a principios morales para mostrar que algo es inmoral, los sentimientos por sí solos no bastan. ¿Contra qué principio moral atenta la compra de un futbolista por 100 millones de euros?

En mi opinión, el Real Madrid, como mucho, atenta contra el principio moral de la solidaridad. En este sentido, la compra de Bale no vulneraría ninguna libertad, es decir, no daña moralmente a nadie, pero comportarse de forma solidaria sí parece recomendable en vistas a potenciar y mantener las relaciones que permiten la cooperación que hace posible nuestras sociedades. No obstante, éste no es un acto exigible desde el punto de vista moral, sino recomendable. Todos podríamos ser más solidarios con los otros: compartir más, apoyar a cierta ONG, participar más en la vida de la comunidad,… al no hacerlo no estamos actuando inmoralmente. Lo exigible, por lo tanto, es distinto de lo recomendable. Aunque ambos pertenezcan a la moral.

No es legítimo intervenir en la vida de los individuos si no están dañando a nadie, pero sí tenemos la obligación de aconsejarles sobre cuál sea la actuación más correcta, más humana, o más satisfactoria para sus vidas. Por ejemplo, el caso de un amigo que está arruinando su vida por culpa del alcohol. En virtud de su libertad no podemos tacharle de inmoral, pero sí podemos aconsejarle otros modos de vida mejores. Este dar razones sobre los modos de vida más virtuosos también pertenece a las tareas de la ética, sin embargo, no tiene la misma fuerza que la prohibición de no dañar la libertad de los otros.

Aplicando esta distinción al caso de Bale, podríamos decir que el principio de la solidaridad no posee la misma fuerza que la libertad o la igualdad, pero esto no significa que no deba ser tenido en cuenta. No sólo los seguidores del Real Madrid están pasando malos momentos, sino también muchos de esos socios a los que se dice que les pertenece el club. Por lo tanto, no podríamos decir que el Real Madrid actúa de forma inmoral. Sino que, a lo sumo, es insolidario y carece de sensibilidad moral pues podría comportarse de modo más excelente o virtuoso. Máxime cuando sabemos del poder mediático y emotivo del fútbol en nuestro país. Así pues, la ética puede pronunciarse en contra del caso Bale, sin embargo, no puede decir que estamos ante un hecho inmoral.