Inicio Portada El combinado de Ginebra no funcionó.España empata con Chile (2-2)

El combinado de Ginebra no funcionó.España empata con Chile (2-2)

358
0
Compartir

 delbosque y navasQueda claro que a la Selección española no le van las chanzas y que solo en las veras muestra su perfil de campeona. Antes fueron otras y, en esta ocasión, otra vez Chile. El mejor equipo del mundo si pierde en intensidad, lo es menos o, directamente no lo es. Lo bueno del fútbol, es que  te obliga a demostrar cada día y, o demuestras, o no eres vulgar. España tiene calidad individual y colectiva, pese a que había ausencias básicas, pero frente a esta selección de campeones estaba otra que,  con suficiente calidad, además tuvo un sentido terrible de presión y de anticipación. Que Chile discuta la posesión a España ya es un dato.

El combinado español arrancó el partido diez minutos después que Chile y a los seis, Vargas, ante una defensa todavía entrando en el choque, hizo el primer gol. España había entrado en el campo pero no en el partido. Error siempre y contra Chile, más. Como si de una final se tratara los chilenos presionaron arriba, dejaron a Cesc y a Xavi sin espacio para armar pases y trazar líneas. España, por detrás en todo, no le quedaba otra que intentar jugar a lo que sabe, tocar y llegar con eficacia entre un mar de oponentes. Tarea de chinos. Era complicado porque Chile dejaba en cada acción la vida entera y los españoles lo acusaban con pérdidas, imprecisiones y desatinos que no auguraban nada bueno.

Felizmente el fútbol siempre abre una ventana a los campeones y a los 36 de la primera mitad Soldado hacía el empate. Excelente resultado que permitía pensar en una segunda parte más entonada y a mejor ritmo. No. España volvió a blandear en defensa y otra vez Vargas, a tres minutos del descanso, marcaba el segundo. Justo premio a la constancia. Muy superior en líneas y hombres Chile se iba a vestuarios con razones para creer que estaban en el buen camino. Jugadores como Vidal, Isla o el activísimo Alexis descompusieron a una Selección española que no encontró su lugar en el campo.

La segunda parte no ofreció grandes diferencias y sí un dato que explica, sin duda, el nivel de lucidez que mostró España: Iniesta estaba espeso. Esa es la peor noticia que puede darse. Si Iniesta dentro del área, lindado con la línea de fondo, se da un pase a ninguna parte o, entre dos contrarios, se hace un pequeño lio es que no es el día. Sin embargo es imposible que no apareciera y tuvo algunos detalles que ayudaron a llegar. Sin embargo Navas y Negredo fueron decisivos para que, otra vez un amistoso, no terminara en derrota. Primero Navas la puso y Negro casi la mete y luego Negredo colaboró para que entre Navas y Mena hicieran el empate. La suerte de los campeones. Es un tópico, pero funciona.  Era solo una prueba en Ginebra. Lo mejor del combinado es que Del Bosque hizo debutar a Nacho, puso a sufrir a Javi García frente a un Vidal que se mostró intratable y rotó a los porteros. Lo dicho, menos chanzas y más veras, que España jugar de broma está visto que no sabe.