Inicio Polideportivo Baloncesto Un bronce de futuro y Orenga confirmado

Un bronce de futuro y Orenga confirmado

505
0
Compartir

43377_2La selección española de baloncesto se colgó la medalla de bronce en el Eurobasket de Eslovenia tras vencer en el encuentro de consolación a Croacia (92-66). El combinado de Orenga supo levantarse tras la decepción en semifinales frente a Francia, flamante campeón. Un equipo que seguirá teniendo el mismo jefe. José Luis Sáez mantiene a Juan Antonio Orenga hasta el Mundial. Mensaje claro.

 Sin embargo,pese a subirse al podio por cuarta vez consecutiva (plata en ‘ 07, oro en ‘09 y ’11), la sensación general es que el metal sabe a poco. El objetivo inicial era lograr la triple corona y sumar el tercer oro seguido. Pero no pudo ser porque ante los galos, España desperdició 14 ventajas en dos cuartos y realizó una prórroga paupérrima.

El camino hasta el punto de inflexión de las semifinales fue muy irregular. Marc Gasol, Calderón y compañía aunaron encuentros de fábula resueltos con grandes ventajas con decepciones en forma de derrota ajustada. En la primera fase, todo victorias menos ante Eslovenia que hizo sucumbir al conjunto de Orenga en un final de partido muy espeso. En la segunda fase, una sola victoria ante Finlandia. El resto de rivales, primero Grecia y luego Italia, éste ya con el equipo español en cuartos, ahondaron en el debate de la capacidad del grupo de vencer en un duelo igualado hasta el final.

Con esas dudas se llegó al día D que representaban los cuartos de final. En ese momento clave, apareció la mejor versión española que arrasó  a una inoperante e inexperta Serbia, que venía de ser líder de su grupo.  Parecía disipado todo halo de desconfianza. Pero en el peor momento, a un paso de la gran final, el ataque español se nubló, la agresividad francesa y el liderazgo de Tony Parker emergió y la posibilidad del tercer oro se evaporó en una prórroga para olvidar. Las críticas al planteamiento del seleccionador y el cuestionamiento a su continuidad de cara al Campeonato del Mundo de España del año que viene no se hicieron esperar. Ni siquiera a la posible obtención de la medalla de consolación.

Aún así, España hizo oídos sordos y como en el encuentro inaugural, apabulló a los croatas y se adjudicó la undécima medalla europea para el baloncesto masculino español. Pese a las ausencias de Pau Gasol, Navarro, Felipe Reyes o Ibaka, la selección se mantiene encima del podio. Es cierto que en diversos momentos calientes del Eurobasket se ha echado en falta la defensa espartana que nos caracteriza y la alegría en ataque. Quizás también la riqueza táctica desde el banquillo. Incluso que algunos jugadores dieran un paso al frente aún mayor ante las bajas. Pero aún así hay que valorar que seguimos con una presea colgada al cuello. Nos hemos acostumbrado a ganar pero hubo un tiempo no muy lejano en el que soñar con las medallas era una utopía. Por tanto, disfrutemos, un bronce siempre es un bronce.