Inicio Opinión Belarmino Ballesteros Alberto Moreno, una gran realidad

Alberto Moreno, una gran realidad

397
0
Compartir

alberto morenoPasar de jugar en tan sólo ocho meses de 2ª división B a internacional absoluto en la mejor selección del mundo debe ser la releche.

Moreno (Sevilla, 5 de julio de 1992), futbolista al que no hace mucho he visto jugar en campos de 2ªB, ha emergido con enorme fuerza e ilusión en el fútbol español. El trabajo bien hecho de la cantera sevillista continúa dando frutos, y en esa cantera coincidió Alberto con otro grande del Sevilla, Francisco López Alfaro que, al igual que Moreno, vivió una meteórica salida en el mundo futbolístico cuando debutó también con el Sevilla con apenas 19 años y en menos de diez meses ya fue convocado con la selección absoluta, allá por octubre de 1982. Francisco y Alberto coincidieron hace poco tiempo y a buen seguro que la experiencia y la enseñanza del maestro Francisco le han ayudado al joven Alberto para llegar al lugar que ahora ocupa.

La explosión futbolística de este joven talento se ha producido en muy poco tiempo. En tan sólo ocho meses se ha hecho con un puesto en la defensa del Sevilla, ha ganado una Eurocopa sub 21 con España, ha renovado su contrato hasta el 2018 con su equipo y ahora ha visto como su fútbol le llegaba a la sabia visión futbolística que tiene Vicente del Bosque para convocarlo para el carril izquierdo de la absoluta.

Trabajo, trabajo y trabajo, Y una gran humildad grabada en la ciudad deportiva del Sevilla son las virtudes de este joven además de su intensidad, ritmo, tensión, fortaleza mental y calidad para jugar al máximo nivel. Defiende y ataca. Ataca y defiende.

Alberto Moreno es la gran novedad y la gran realidad del fútbol español, al que ya han tanteado los más grandes clubes del fútbol internacional. Treinta millones de cláusula de rescisión no son nada. Se lo rifarán.

Moreno es un ejemplo para todos los chicos que comienzan, que rondan los veinte años y que sueñan con convertirse en un gran futbolista algún día; y es un ejemplo reciente de que los sueños pueden convertirse en realidad… ¡Hay futbolista para rato!.