Inicio Opinión Jesús Mudarra La asignatura pendiente

La asignatura pendiente

362
0
Compartir

portada herrero cienEl pasado fin de semana el Real Jaén conseguía por fin puntuar lejos del Nuevo La Victoria, al empatar a uno ante el Sporting de Gijón. Los jiennenses que empezaron la campaña de su retorno a Segunda División con injusticia, en aquella derrota inmerecida ante el Eibar, tenían fuera de casa una racha desastrosa en la que no solo se contaban por derrotas los partidos sino que además, exceptuando el partido en Las Palmas, se dio una muy mala imagen. Pues por fin esto parece haber cambiado. Se ha conseguido una mayor solidez defensiva y el Jaén vuelve a aferrarse a su vistoso estilo de juego que tan buenos resultados les ha dado. Aun así les queda a los chicos de Manolo Herrero una asignatura pendiente.

Y es que si los jiennenses roban el esférico con facilidad, gracias a su adelantada y agresiva presión y luego lo manejan a las mil maravillas, es a la hora de introducirlo en la portería donde encuentran mayor obstáculo. Llama la atención que un equipo que trata tan bien el balón se vea obligado a encontrar su baza goleadora en acciones puntuales como jugadas a balón parado o individualidades de los hombres con clase. Nos es normal que un conjunto que juega al toque y que en cada partido deja a alguno de sus delanteros en varias ocasiones solo frente al portero tenga tan poca capacidad goleadora, sobre todo fuera de casa.

El partido en el Molinón ha sido el último ejemplo claro de lo que les cuento. El gol del Sporting llega de una desgraciada jugada de Toni García, pero es que justo antes del dichoso gol Jozabed se había plantado solo ante el portero local y había definido de una forma más que penosa en la que balón acabó bastante lejos de la portería. Jona fue el encargado de anotar el gol para los de Jaén pero para cuando los hizo ya había tenido tiempo de errar hasta en tres ocasiones encontrándose solo frente al guardameta.

Esta es la asignatura pendiente del Real Jaén. El trabajo que se está realizando es extraordinario y poco a poco se han ido mejorando las facetas que han dado problemas a inicios del campeonato. Solo queda esa pizca de picardía y confianza arriba, sobre todo en las acciones más claras. Esa seguridad en la definición que vemos a fogonazos en la capital del Santo Reino ha de hacerse una  doctrina dentro del equipo que si lo consigue escalará puestos rápido. Estamos en la senda correcta. Sigamos mejorando.