Inicio Portada Mínima esperanza para la Real

Mínima esperanza para la Real

331
0
Compartir

real sociedadPablo Serrano. El ruido metálico del balón golpeando el poste despertó a la Real de un mal sueño. Íñigo Martínez, aún desperezándose, introduce el balón en propia portería en el minuto dos de juego. Quien no está acostumbrado a despertarse temprano necesita de unos minutos retozando entre las sábanas para levantarse. La Real Sociedad necesitó 30. Demasiado tarde para aclimatarse a una competición tan cruel como bonita.

Arrasate optó por incluir a Xabi Prieto en la medular junto a Bergara. Tal vez buscando la experiencia que le faltó al equipo en los dos primeros partidos de la Champions –y también en este–.Sin embargo, más sabe el diablo por viejo que por diablo. Ryan Giggs, el jugador con más partidos de la Liga Inglesa fue el hombre que dotó de sentido, dirección y velocidad al juego del United. Moyes eligió al escocés y a Kagawa en detrimento de Fellaini y Januzaj con la intención de convertir a su equipo en una máquina de juego vertical y directo.

A Moyes le funcionó el truco. El Manchester United pasó de ser el equipo triste y plano de liga, a un matón sanguinario con el único objetivo de quitarle al contrario las ganas de volver por su barrio, Old Trafford. Creó ocasiones por las bandas –con un incisivo Valencia y un rejuvenecido Evra–, a la contra y en jugadas ensayadas. La Real Sociedad se vio superada en todos los sentidos.

¡Dios salve a Rooney!

Minuto 14. Rooney recibe en campo contrario, la abre al costado derecho del área vasca y se dirige como una exhalación al punto de penalti para rematar el centro raso de Valencia. En esa ocasión, Bravo salvó el segundo de los mancunianos, pero la misma jugada se repetiría interminables veces a lo largo del encuentro. El internacional inglés fue omnipresente  y todopoderoso. Actúo como centrocampista yendo a recibir balones de los defensas, recibió de espaldas entre Xabi Prieto, Bergara y los dos centrales realistas, se descolgó a bandas, filtró balones, los remató,… La Real Sociedad no podía parar al chico de oro inglés que activó este verano todas las alarmas de la parroquia mancuniana cuando declaró sus deseos de abandonar el club.

Sin noticias de la Real

A pesar de las apuestas (una victoria de la Real se pagaba cerca de 7€ a 1, lo mismo a lo que se pagaba el año pasado la victoria en Old Trafford del Athletic). Se podía intuir un partido la mar de igualado si la Real tenía un buen día y se tenía en cuenta la mala situación del Manchester United. Sin embargo, el equipo de David Moyes cuajó el mejor partido de la temporada y dejó  noqueado a la Real Sociedad de principio a fin. Sólo Griezmann en el 42’ logró sacar un ¡huy! a los suyos cuando estrelló un saque de falta en la cruceta. El equipo de Arrasate mostró un nivel más bajo del que tiene acostumbrados a los aficionados y ya puede ir despidiéndose de continuar su epopeya europea. Con suerte, soñar en la Europa League.