Inicio 1ª División La Real deja al Almería en la UVI (3-0)

La Real deja al Almería en la UVI (3-0)

284
0
Compartir

EFE GriezmannDavid de la Torre Díaz

En la más absoluta tristeza. Así se presentaban la Real Sociedad y el Almería en la décima jornada liguera, cada uno por razones diversas. Los txuri-urdin venían de certificar prácticamente su ‘adios’ a la Champions en Old Trafford, con el agotamiento físico y moral que eso conlleva. Por su parte, el conjunto andaluz seguía sin sumar su primera victoria en esta liga. Ambos equipos veían su particular sueño frustrado y ganar hoy suponía una bocanada de aire para afrontar lo que resta de temporada. Uno de esos partidos que no son claves pero que en el momento parecen auténticas finales. Si no pregúntenle a Francisco Rodríguez.

El equipo de Arrasate partía con cuatro modificaciones respecto al equipo presentado en «el Teatro de los sueños». Jose Ángel, Rubén Pardo, Chory Castro y Agirretxe  sustituían a De la Bella, Zurutuza, Vela y Seferovic en el once local. Mientras, el equipo de Francisco no se quedaba atrás, introduciendo el mismo número de cambios respecto al último varapalo liguero frente al Rayo. La ausencia de Suso, posiblemente el mejor jugador del Almería, era la baja más notable. El partido estaba a punto y solo faltaba saber si los equipos trasladarían su ‘tristeza’ al terreno de juego. Por suerte, la disimularon bastante bien.

Griezmann se impone por intensidad

Existe una premisa, tanto en el fútbol como en la vida, aplicable cuando sabemos que nuestro rival es superior a nosotros. Si nos gana, que nos gane por talento puro, nunca por esfuerzo. Una premisa que debería tener presente un equipo tan humilde como el Almería y que Rafita tiró por la borda en el primer gol donostiarra. Saque de banda del Chory, prolonga Prieto de cabeza y Griezmann que aparece como un obús para ganarle la posición a Rafita. Testarazo inapelable del francés y el colista que comenzaba perdiendo.

Conociendo el juego de la Real, no hacía falta ser un erudito del fútbol para saber que el partido se ponía muy de cara para ellos. El gol les permitía liberarse a los txuri-urdin, realizar ese fútbol de ‘robo y a correr’ que tanto les gusta a los de Arrasate. Sin embargo, lo que ocurrió fue todo lo contrario. El Almería, impulsado por un gran Soriano, comenzó a enseñar sus armas con un par de balones a la espalda de la defensa. Incluso Rodri introdujo el balón en la portería de Bravo, pero la jugada estaba invalidada por fuera de juego absurdo del delantero rojiblanco. La ley de Murphy se cebaba con los almerienses: si las cosas pueden salir mal, saldrán peor.

José Ángel sentencia

La segunda parte comenzó igual que la primera. Igual de bien para la Real e igual de mal para el Almería. Enésima llegada de José Ángel por banda izquierda, centro perfecto de éste y Griezmann que remata solo en el área para poner el segundo en el casillero local. El asturiano volvió a recordarnos a ese lateral profundo y desequilibrante que fichó la Roma hace dos años. Y si teníamos alguna duda de su vuelta, se encargó de resolverla con el tercer gol. Recorte hacía dentro con el tacón, otro recorte hacia fuera y disparo cruzado ante el que nada puede hacer Esteban. El ex-sportinguista marcaba el tercero y convertía el resto del partido en un mero trámite. A pesar del empuje andaluz, el resultado se mantuvo hasta el final del encuentro y deja al equipo de Francisco en una posición delicada. Peligra Primera, peligra Francisco.