Inicio 1ª División Tres puntos al ritmo de Cesc

Tres puntos al ritmo de Cesc

286
0
Compartir
cesc-alexis
Imagen vía EFE

Para refrendar y hacer buena  la victoria del pasado sábado ante el Real Madrid el Barça necesitaba ganar en Balaídos. El conjunto del Tata Martino no falló y se llevó la victoria de Vigo con un juego práctico, en el que destacó sobremanera Cesc Fábregas, que participó en los goles del equipo culé.

El entrenador argentino del Barça sorprendió con el once titular al apostar por un centro del campo más físico que técnico, con la presencia de Busquets, Song y un omnipresente Cesc. En la retaguardia le dio descanso a la pareja de centrales del clásico y puso de inicio a Bartra y Puyol, mientras que arriba alineó a Pedro y Alexis junto a Messi.

El partido comenzó como si del minuto 80 se tratara, con los dos equipos completamente rotos y planteando un choque de ida y vuelta. A los ocho minutos de partido el Barça puso la primera piedra para conquistar Balaídos. Cesc presionó y le robó la pelota a Cabral, el catalán recibió un pase en profundidad de Pedro que lo dejó solo ante Joel, que le ganó la partida al cuatro azulgrana pero su rechace le llegó a Alexis para que el chileno la empujara al fondo de la red.

Que el choque fuera de ida y vuelta le perjudicaba tanto como le beneficiaba al Celta. Los de Luis Enrique veían como su rival llegaba con claridad, pero también ellos inquietaban a Valdés. El Barça parecía cómodo sobre el terreno de juego, aunque pasó por varios apuros durante la primera parte.

Los mejores minutos del Celta llegaron en el ecuador de la primera parte. Avisó Charles con un disparo que Valdés detuvo y más tarde fue Rafinha el que dispuso de una doble ocasión. Primero disparó de lejos marchándose su lanzamiento rozando el palo, más tarde tuvo una clara ocasión dentro del área, pero Valdés le ganó el duelo.

La primera parte murió con un tiro de Álex López que Valdés atajó a las mil maravillas. El Barça era superior pero el resultado dejaba al Celta con opciones en la segunda parte.

Estas opciones se disiparon pronto ya que el Barça puso tierra de por medio nada más volver de vestuarios. Tras una buena combinación entre Messi y Song el balón le llegó a Cesc, que disparó al travesaño y se encontró con la fortuna de que el balón le rebotó a Joel en la mano introduciéndose el balón en su propia portería.

Siete minutos más tarde, en el nueve, Messi asistió al de Arenys de Mar para que fusilara a Joel e hiciera el tercero de su equipo y poner así el broche a una gran actuación individual.

El Celta se encontró de esta forma con el partido sentenciado en un abrir y cerrar de ojos. Los vigueses pudieron hacer gol en el minuto 21 de la segunda mitad con una falta de Nolito que se estrelló en el larguero, pero nada les salía a los locales.

El Celta lo siguió intentando, al igual que un Messi demasiado individualista, pero entre Valdés, la mala fuerte y Joel, ninguno fue capaz de conseguir el gol que buscaban.

Los tres puntos se marcharon para Can Barça mientras que las rotaciones le siguen resultando efectivas al Tata Martino.