Inicio 1ª División El Betis mantiene su guerra con el gol

El Betis mantiene su guerra con el gol

311
0
Compartir

Betis(4)Real Betis y Levante UD empataron a cero en la undécima jornada del campeonato liguero en un partido alocado y enrarecido. Los verdiblancos, que siguen sin hallar la senda hacia la victoria, se diluyeron tras jugar con diez desde el minuto 30 y fallar dos penaltis.

No es el año del Betis, o al menos no el comienzo de temporada previsto. Al conjunto de Pepe Mel no dejan de salirle goteras y el técnico por el momento no consigue subsanar el entuerto. Tras la contundente derrota frente al Atlético de Madrid, los verdiblancos fijaron su cable a tierra en el partido frente al Levante. Tampoco fue suficiente.

Al equipo hispalense no le faltó actitud ni desparpajo en esta ocasión, pero la suerte de cara a gol sigue siendo esquiva sin Rubén Castro. La travesía por el desierto a cada paso se eterniza y los puntos siguen volando lejos del Benito Villamarín.

Los once jugadores que saltaron a defender la camiseta de las trece barras verdiblancas pronto sufrieron la primera baja. El lateral Javi Chica acusó un exceso de revoluciones y a la media hora de juego ya se había visto envuelto en mil y una escaramuzas, demasiadas, por lo que dos amarillas le mandaron de vuelta a la caseta.

La desdicha del Betis seguiría aumentando siete minutos después, tras ver cómo el colegiado anuló un gol legal a Jorge Molina por un fuera de juego que nunca fue. Para un equipo tocado anímicamente, los partidos con momentos difíciles de superar se convierten en puertos de montaña de categoría especial propios del Tour de Francia.

Y el equipo sevillano se quedó sin aire progresivamente a ritmo, según avanzaba el reloj. Los atacantes primero perdieron clarividencia, fruto del cansancio, y después sufrieron el cortocircuito propio del que sabe que no llegará nadando a la orilla.

En esas, tanto uno como otro bando optó por hacer la guerra por su cuenta, mediante ataques fugaces, intentando aprovechar el desconcierto para sumar tres puntos. El culmen de la particular ‘guerra de guerrillas’ disputada en Heliópolis llegó en el minuto 70. El Levante, que había comenzado a lanzar contraataques con peligro, trasladó el balón hasta el área local y sólo el palo evitó el gol granota.

La defensa bética despejó el esférico a regañadientes y los atacantes intentaron asestar un golpe de efecto al rival, aprovechando el desconcierto. Vadillo asistió a Jorge Molina y el ariete cayó derribado en el área por el guardameta Keylor Navas, brillante bajo palos.

Molina tomó la responsabilidad y en sus botas estuvo romper el empate en el marcador y en la contienda sobre el campo. Sin embargo el Betis, abonado al sufrimiento tras once partidos, sólo pudo cambiar las reglas de la guerra, pero nunca ganarla.

Jorge Molina chutó y Keylor Navas desvió el balón en una estirada felina hacia su costado izquierdo. Y de nuevo hubo de repetirse la escena por decreto del colegiado. Con igual resultado.

En el penalti errado le cambió la cara al Betis, y de la escaramuza pasó a revivir los fantasmas de su otra guerra, la ‘guerra fría’ que mantienen sus delanteros con el gol, irreconducible sin Rubén Castro. Fue suficiente para que el desánimo cundiese entre los verdiblancos, y el Levante lo agradeció. El punto para el Betis no es suficiente, pero tampoco desdeñable. Aún quedan batallas por librar.