Inicio FC. Barcelona Messi sentencia al Milan (3-1)

Messi sentencia al Milan (3-1)

310
0
Compartir

Barça(3)Daniel Mata Venzalá.- El FC. Barcelona sigue sin conocer la derrota en lo que va de temporada y pone pie y medio en los octavos de final de la Liga de Campeones al doblegar a un Milan en horas bajas. Dos goles de Messi y uno de Sergio Busquets fueron renta suficiente para lograr los tres puntos y afianzarse en el liderato del grupo H. Gerard Piqué, en propia puerta, maquilló el resultado.

La derrota del Milan, sumada al 0-2 cosechado el pasado domingo ante la Fiorentina, coloca a los de Massimiliano Allegri al filo del abismo. Y es que el conjunto rossonero llegaba al Camp Nou tocado, a años luz del Scudetto (19 puntos le separan de la Roma y 3 de los puestos de descenso), una situación desconocida por tierras lombardas. Su único acicate se encuentra ahora en la mejor liga de clubes del mundo, de la que presume ser el segundo mejor equipo en cuanto a palmarés se refiere.

El Tata Martino, con Adriano ya recuperado, sacó al que se presume como su 11 de gala durante esta temporada: Valdés, Alves, Piqué, Mascherano, Adriano, Xavi, Busquets, Iniesta, Messi, Alexis y Neymar.

El guión del partido se presumía como la ida en San Siro. Un Barça volcado hacia adelante en los primeros minutos de juego y un Milan esperando un error en la zaga culé para montar el contragolpe. Las internadas de un ascendente Neymar en los primeros compases de juego dieron fruto en el minuto 28 tras un agarrón de Abate sobre el brasileño que el colegiado Milorad Mazic decretó como penalti. Leo Messi, zurdazo al centro, gol, 1-0. “Era cuestión de partidos”, dijo Busquets al finalizar el encuentro.

A cinco minutos del descanso, un magistral balón botado por Xavi encontró la cabeza de Sergio Busquets que, sin apenas despegar los pies del suelo, encarrilaba el choque (2-0). Pero llegó Kaká. Un Kaká rejuvenecido que recordaba a aquel que dejó por los suelos a Evra y Heinze allá por el 2007 en semifinales de Champions. Cabalgada del brasileño por banda izquierda que acabo con un centro empujado por Piqué en su propia portería. 2-1.

La segunda parte comenzó con Balotelli en la punta de ataque en detrimento de un Robinho desaparecido en los primeros 45 minutos. El gol en propia puerta de Piqué dio alas al conjunto italiano, más volcado en ataque y más presente en el área de Víctor Valdés. Varias internadas de Balotelli y Abate por banda ponían en sobre aviso a la defensa culé.

El partido estaba muy vivo. Las combinaciones entre el tridente Messi-Alexis-Neymar despertaban el “ui” en la grada. Un “ui” que en el caso del argentino se traducía en gol semanas atrás. Pero la Liga de Campeones sigue siendo talismán para Leo. Una combinación con Cesc, recién incorporado al campo, ponía la rúbrica al marcador a 8 minutos para el final.