Inicio 1ª División Un canterano devuelve la sonrisa a Elche

Un canterano devuelve la sonrisa a Elche

417
0
Compartir

Cristian Herrera fichó este verano por el filial de la ciudad ilicitana. A este delantero de 1’90 le bastaron cinco minutos, dos jugadas, para presentarse de la mejor manera en la máxima categoría del fútbol español. Entró en escena en los últimos compases del encuentro. A diez minutos del final. Saltó con confianza. Con la que otorgan 12 goles en los 13 partidos disputados con el Elche ilicitano. Y sin nada que perder. Un servidor no apunta ni el cambio. Parecía intrascendente.

Control orientado en la frontal del área para su pierna izquierda. Con más técnica que potencia, el balón se perdió cerca del palo. Escribo el nombre de Cristian Herrera entre mis apuntes. El empate comandaba el marcador. El Elche, ofensivamente diluido durante la mayoría del encuentro, cocinaba una jugaba a fuego lento. Coro acabó levantando un balón por encima de la línea defensiva del Valencia. El cuero bota delante de Cristian Herrera. Una vez. Mathieu aún estaba lejos. Al segundo bote el delantero canario cruza un tiro con su pierna izquierda, su pierna buena. Impropia tranquilidad para un jugador con sólo ci

El Elche aprovechó sus ocasiones. Frase recurrente en el mundo del fútbol. Pero es tan real que duele. Los locales marcaron dos goles tirando tres veces a puerta. El Valencia de Djukic no puede vivir de la posesión de balón (63% ) y eso que los de la ciudad del Turia demostraron mayor presencia en el área que en partidos anteriores. Sobre todo en algunos tramos de la primera parte.nco minutos en el fútbol profesional. Extensa recompensa la de darle tres puntos a tu equipo. Los primeros después de un mes sin ganar.

Como un junco ante la tormenta

Ocasiones a la contra, por dentro con Jonas y Canales, en jugadas a balón parado y por centros exteriores de Guardado y Barragán (ambos laterales actuaron como dos extremos más). En el 20

elche

’, Ricardo Costa y Fede habían perdonado sendas ocasiones de gol. El Elche, como junco, aguantó la borrasca acostado sobre la tierra. Si bien fue más por fortuna y desacierto che, que por mérito defensivo.

Ya en el segundo acto,  Fidel cabecea con la coronilla un magnífico centro de un recuperado Edu Albácar, que volvía tras un mes de baja por lesión. El cuero roza el palo izquierdo de Diego Alves. Imposible para el brasileño. Era un castigo demasiado duro para el Valencia. Era la segunda ocasión del Elche.

El gol alteró la rosa de los vientos che, la tormenta amainó y el junco se levantó. Los de Fran Escribá, espoleados por la momentánea ventaja, demostraron más fútbol. El partido dejó de jugarse en la mitad del campo del Elche, las líneas se difuminaron. Aunque el Valencia siempre tuvo más peso en el juego y en las ocasiones.

Los entrenadores movieron los banquillos. Salieron Coro (para el Elche), Helder Postiga y J. Bernat (para el Valencia). Este último haría subir en el marcador el único gol visitante. Barragán (permanentemente en parcela ofensiva), centró por enésima vez. En esta ocasión, en el segundo palo apareció sin marca el jugador de la Sub-21. Mientras Damián miraba atolondrado el cielo, el valencianista tuvo tiempo para rematar de volea una vez, recoger el rechace y conseguir a la segunda poner el empate en el marcador.

Luego saldría Cristian Herrera para devolver los tres puntos a los locales. El derbi valenciano acabó con los dos conjuntos en la zona media de la clasificación, pero con el más modesto, el Elche, por encima.