Inicio Atlético de Madrid El Atlético gana el ajuste de cuentas

El Atlético gana el ajuste de cuentas

266
0
Compartir

 atléticoEl Atlético de Madrid pasó anoche por el cuchillo al equipo que se había convertido en su bestia negra en Europa. La derrota que infligieron los de Simeone al Oporto deja a los portugueses fuera de la Champions League devolviendo de esta forma las eliminaciones sufridas a la inversa en las temporadas 2008-2009 y 2009-2010. Los palos, que repelieron hasta en cuatro ocasiones las intentonas lusas, y Aranzubia que detuvo un penalti, hicieron buenos los goles de Raúl García y Diego Costa.

El partido empezaba dominado por quien más lo necesitaba. El Oporto cogía el esférico sin saber muy bien qué hacer con él. El ansia de saber que solo una victoria les valía para quedarse en la Champions les hacía colgar balones una y otra vez al centro del área colchonera. Normalmente el Atlético no sufre en ese tipo de jugadas, pero anoche no fue uno de sus mejores partidos en ese aspecto. Prueba de ello fue el balón que Jackson mandaba al larguero tras anticiparse a Miranda en un centro colgado desde el lateral.

No sentó bien esta acción en la filas del Manzanares y no es aconsejable enfadar a los colchoneros. Que se lo digan sino a Helton que solo pudo mirar cómo Raúl García controlaba de espaldas un saque de banda, orientándose el balón hacia la izquierda. El navarro, a la media vuelta, solo dejaba botar el balón una vez antes de empalarlo con la zurda y meterlo por la mismísima escuadra, cuando ya parecía que no quedaba ángulo.

Tras el gol seguían los dragoes en sus trece. Varela hizo ver que llevaban razón al mandar otro balón al travesaño: esta vez con un testarazo. La más clara del partido para los visitantes llegaría en el minuto veinte, cuando, en una jugada totalmente absurda, Aranzubia derribaba a Jackson y el colegiado señalaba el punto de la pena máxima. No podía ser que ahora que Aranzubia disponía de minutos diera ni pizca de mala imagen, así que hizo como Juan Palomo: él realizó el penalti, él lo paró.

El partido respondía a la ley física de acción – reacción y tras la pena máxima fallada el Atlético gozó de una oportunidad inmejorable en las botas de Diego Costa, quien cuando ya se encontraba solo ante el portero se encontró con el pie del cancerbero donde él quiso colocar el balón. El brasileño rara vez perdona y la siguiente que tuvo la enchufó. Oliver le metía un pase a la zona que duele, entre el portero y la defensa, y allí aparecía la pantera con la velocidad que le acostumbra. Un toque sutil con la cabeza hacia la derecha y la portería vacía para él. El remate no fue sencillo pero Costa supo darle la rosca necesaria para que el balón terminase besando la malla. Tras el segundo, Helton volvería a salvar a su equipo al filo del descanso al sacar un cabezazo a bocajarro que Adrián le mandaba desde el segundo palo.

Ya en el segundo acto, los portugueses, que veían por el video marcador que Dios se había aparecido en Viena y el Austria le estaba ganando al Zenit, se daban cuenta de que no tenían otra que arriesgar. A punto estuvo de salirles bien, pero el palo rechazó un nuevo disparo. Esta vez el de Licá, que se plantó solo ante Aranzubia con un precioso desmarque cruzado a la espalda de los centrales rojiblancos.

El partido se enfrascó en faltas corrientes que el pesado y tarjetero colegiado alemán, Deniz Aytekin, se empeñaba en convertir en su particular espectáculo. De fútbol de verdad apenas vimos rastro en la segunda mitad. La impotencia de unos y el saber que lo deberes estaban hecho de otros convirtieron el encuentro en una sucesión de intentos lusos por acercarse a la meta rojiblanca, todas con nulos resultados. Raúl García pudo poner la guinda al pastel colchonero pero Helton atrapó el zapatazo que el navarro le mandó desde la frontal.

Al final no se movió el marcador y el Atlético tachó otro nombre de su lista de venganzas.

Ficha técnica:

Atlético: Aranzubia, Miranda, Alderweireld, Manquillo, Insua, Gabi, Koke, Oliver (Arda min. 61), Adrián (Baptitao min. 81), Raúl García y Diego Costa (Villa des.).

Oporto: Helton, Danilo, Mangala, Maicon, Alex Sandro, Fernando, Defour (Herrera min. 77), Lucho (Ghilas min. 63), Josué (Licá des.), Varela y Jackson Martínez.

Árbitro: Deniz Aytekin (Alemania); amonestó con tarjeta amarilla a Josué (min. 5), Aranzubía (min. 26), Lucho (min. 30), Defour (min. 36), Jackson (min. 40), Alderweireld (min. 53), Insúa (min. 65), Mangala (min. 77).

Estadio: Vicente Calderón, ante unos 25.000 espectadores.