Inicio Real Betis Betis y Rijeka empatan entre la apatía

Betis y Rijeka empatan entre la apatía

234
0
Compartir

EFE Betis Juan Carlos NachoSevilla. El Real Betis certificó su clasificación a la siguiente fase de la Europa League empatando a cero frente al HNK Rijeka. El conjunto verdiblanco, que disputó el primer partido en el Benito Villamarín bajo las órdenes de Juan Carlos Garrido, no mostró mejoría en su puesta en escena y fue incapaz de doblegar a un rival notablemente inferior.

 En el fútbol actual es ya casi norma el hecho de que el entrenador es el primero al que hacen abandonar el barco cuando las expectativas no se cumplen. Y lo cierto es que en la mayoría de casos las destituciones vienen precedidas de partidos marcados por jugadas clave acertadas o falladas en las que poca capacidad de influencia tiene el que se sienta en el banquillo. Por ello, el cambio en la zona técnica no conlleva una mejora forzosa del juego sobre el césped.

 Los noventa minutos que los verdiblancos realizaron ante el equipo croata fueron buen ejemplo de ello. Quizás por tener la mente puesta en la competición liguera o simplemente por haber caído en una dinámica de la que es difícil salir, lo cierto es que el fútbol del Betis precisa de remiendos en casi todas las parcelas.

 Errores en defensa, errores en ataque, desanimo generalizado y nada en juego para ninguno de los dos bandos. Ingredientes más que suficientes para desembocar en un empate a nada que no hizo gracia a la afición que acudió a Heliópolis.

 La más clara para el Betis la tuvo Chuli llegado el minuto 65, tras contar con un balón centrado que superó a la defensa visitante. El delantero, a solas frente al guardameta, chutó, y el esférico voló cerca del banderín de córner. Al minuto, el ex jugador del Recre se marchó sustituido sin levantar la cabeza del césped.

 Fue un buen ejemplo del estado anímico general del equipo, y en ello tendrá sobre todo que trabajar el nuevo entrenador para tranquilizar a la parroquia bética a base de victorias en Liga. Como culmen de los males, además, el infortunio cercó al centrocampista Xavi Torres al poco de iniciarse la segunda mitad. Cayó sólo sobre el césped tras un mal gesto y se fracturó el tendón de Aquiles, por lo que el Betis pierde un efectivo fundamental durante cuatro o cinco meses. Nada puede salir ya peor.