Inicio Fútbol Internacional Triunfo y líderes de grupo

Triunfo y líderes de grupo

202
0
Compartir

Sevilla FC Europa LeagueSevilla. El Sevilla ha vencido esta noche al Friburgo (0-2) en el último partido de la fase de grupos de la UEFA Europa League. Los goles de Iborra (Min.39) y Rusescu (Min. 94), el primero tras una jugada excepcional del argentino Perotti, han conseguido doblegar a un conjunto alemán que, a pesar de contar con una gran disposición táctica durante el inicio y tener ocasiones de gol, finalmente no pudo dar la vuelta al electrónico y, por tanto, no ha podido pasar a la siguiente ronda de la competición. Por su parte, el equipo entrenado por Unai Emery, que continua en la senda del triunfo, ha solventado el partido repitiendo el guión de los últimos duelos; es decir, poco fútbol pero buena consistencia defensiva – Coke y Cala como baluartes –  y mucha pegada arriba. Aún así, partido muy serio del Sevilla a domicilio.

Con el pitido del colegiado que indicaba el comienzo del encuentro, el Friburgo, sabedor de lo que se jugaba y necesitado de la victoria, posicionó sus líneas de presión del balón muy arriba y con ello tuvo un buen arranque en los primeros compases del partido. Tal planteamiento les hizo contar con ocasiones para adelantarse en el choque, pero un seguro Javi Varas, con grandes paradas de mérito, especialmente la estirada realizada tras el lanzamiento de falta botado por Mehmedi, evitó que se pusieran por delante los locales.

Avanzado el primer acto y sin que los de Emery amenazaran el área rival, Perotti se sacó una jugada de la chistera. El argentino, que comenzó muy participativo el encuentro aunque después se fue viniendo a menos, se marchó de su defensor y, tras llegar a línea de fondo,  sirvió en bandeja el primer gol a Iborra, que introducía el esférico en el fondo de las mallas. Se desmoronaba entonces el guión previsto para los de Streich que, sin tiempo para reaccionar, se marchaban a los vestuarios con el resultado en contra y con un cierto sabor amargo en el paladar.

En la segunda mitad el Friburgo bajó notablemente la intensidad, pues el físico empezó a hacer mella en sus jugadores y el Sevilla, fajado en estas batallas, dispuso de la pelota y empezó a dominar el juego. Este cambio de tornas no tardaría en surtir efecto, pues los visitantes pudieron sentenciar la contienda con el segundo gol, pero Jairo (Min. 79) y Perotti (Min. 80) – inexplicablemente – fallaron solos ante la meta defendida por Baumann. Como cabía esperar, Ivan Rakitic, erigido como el jugador clave de este equipo, por galones y calidad, fue el principal artífice de este cambio drástico en la partida. El croata dotó al equipo en este segundo acto de inteligencia y equilibrio en la medular. Todo ello, además, acompañado de grandes asistencia de gol que los atacantes no supieron materializar.

Sin tiempo para mucho más y con los alemanes volcados en ataque, pues ya se estaban cumpliendo el tiempo de prolongación decretado por el árbitro (7 minutos de añadido), el Sevilla asestó el golpe definitivo a los locales. Rusescu, que entró sustituyendo a Bacca, definía con seguridad solo ante el portero un balón dispuesto por Jairo, que recibía el esférico tras un gran robó de Iborra en el centro del campo.

Finalmente y con este resultado, el conjunto hispalense alcanza el objetivo de certificar el primer puesto de su grupo, dejando su casillero en doce puntos, con lo que se asegura el factor campo en la siguiente ronda y podrá enfrentarse a cualquiera de los equipos que han finalizado en segunda posición de su grupo esta primera fase de la competición, o a uno de los cuatro equipos que caen de la Champions al bombo dos del sorteo como son Oporto, Ajax, Viktoria Plzen y Juventus. También en este grupo H avanza a la siguiente fase el Slovan Liberec como segundo en discordia, tras ganar su encuentro y favorecerle el resultado cosechado por el Sevilla en Alemania.