Inicio 1ª División Del Nido, ¿punto y final?

Del Nido, ¿punto y final?

269
0
Compartir

 castro1En este país donde la justicia tiene más que bien ganada su apelativo de “cachonda” y donde la mitad de la población clama porque a la otra mitad la metan en la cárcel, a Del Nido le han tocado todos los números del sorteo.

 Sería extraño sustraerse a que aquel que delinque no pague por sus fechorías, pero cuando vemos  por la calle a ciertos personajes, se hace aún más difícil entender lo que le ha ocurrido al más laureado presidente de la historia del club sevillano.

 Conociendo al racial abogado se sabe que no va a dar su brazo a torcer tan fácilmente y va a agotar todos los vericuetos que la justicia pone a su disposición, consecuentemente la última palabra aún no está dicha.

 Cabe preguntarse por lo tanto, si tras la posibilidad de un indulto no lo  pondría nuevamente en situación de tomar la riendas del club, todos es posible, no lo descarten, pues en celtiberia show cosas más sorprendentes han ocurrido.

 Del Nido conoce como nadie los resortes del club, además sabe que  cuenta con el beneplácito de gran parte de la masa accionarial y a nadie se le escapa  que su dimisión se debe más que nada, a que los estatutos del club lo ha forzado a ello, de no ser así no hubiese dimitido; no es de recibo por lo tanto sus declaraciones de que “ si lo hubiese sabido antes hubiese dimitido”  su condición de hombre de leyes, y además importante, lo hace conocer perfectamente los caminos de la justicia, pero como todo humano ha aguantado hasta el final, ya que la puerta no queda cerrada hasta que el juez, en este caso el Supremo, ordena que se cierre.

 Por lo tanto se abre una nueva etapa en la sociedad con Castro, delnidista acérrimo, de presidente y por lo que conozco, si la situación llegase a ser normal, seguro que conociendo los entresijos de las leyes, como Del Nido los conoce, no sería extraño que Castro diese un paso al lado para dejar pasar nuevamente al abogado sevillano; todo, claro está, si en la próxima asamblea  Castro es elegido nuevo presidente cosa que se barrunta, dado el poder accionarial de Sevillistas de Nervión.

 Por lo tanto no podemos decir claramente “Alea jacta est”