Inicio Atlético de Madrid El Atleti se atasca pero no pierde el rumbo

El Atleti se atasca pero no pierde el rumbo

347
0
Compartir

costa luizAtlético de Madrid 0-0 Chelsea.

Mourinho, su Chelsea, conquistó el empate que fue a buscar al Calderón en este partido de ida de semifinales. Logró, además, mantener su portería a cero pese a que la inesperada lesión de Cech en el 15’ hizo tambalear las creencias de un equipo que tiene en su portero titular a uno de sus pilares más fiables. En su lugar salió el veterano Mark Schwarzer, de 41 años, que cerró el descosido con más seguridad de la esperada. El contratiempo, decía, no impidió que un Chelsea ultradefensivo celebrara un resultado que, pensándolo bien, no es garantía de nada.

Tampoco mereció mucho más el Atlético, que alzó la mirada y además de emocionarse ante un estadio entregado se encontró frente a un espejo donde pudo ver su propio reflejo, otro equipo fuerte, poderoso en el juego aéreo, ordenado y competitivo que tiene un plan muy definido y lo lleva a cabo con una disciplina que roza lo militar.

Así que el Atleti pasó noventa minutos cómodamente posicionado, sin recibir sobresaltos, pero sin saber qué hacer con el balón y con tanto espacio y tanto tiempo para pensar. No hubo plan B y, desnaturalizado con casi un 70% de posesión, el escuadrón del Cholo Simeone se estrelló ante el muro planteado por Mourinho. Diego Costa no tenía metros a la espalda para explotar su velocidad, ni superioridad física ante Cahill y Terry; Diego Ribas, el hombre elegido para iluminar la zona de tres cuartos, tampoco dispuso de espacio para filtrar algún pase, ni para disparar a portería; y por detrás de ellos, nadie ofrecía otra alternativa que aporrear una y otra vez la puerta de un búnker impenetrable.

El partido, sin ocasiones ni florituras, puede verse resumido en las reacciones de los jugadores con el pitido final. Torres, que volvía a casa y recibió su merecida ovación, encabezaba a un grupo de jugadores enviado a una misión de paz cuyo único objetivo fue la supervivencia sin heridos ni bajas. Por otro lado, Gabi capitaneaba al único equipo que anoche buscó la victoria. Cabizbajos, los jugadores del Atlético de Madrid se retiraban con la sensación de haber merecido mejor suerte. Sin embargo, como tanto gusta decir al Cholo, este equipo es todo pasión, coraje y corazón. Y poco más, que no es poco.

No se le puede pedir, por tanto, mucho más a este Atleti que dejó en el campo todo lo que tiene, por poco que en noches así pueda parecer. Pero así las cosas, lo mejor es un empate a cero que obliga al Chelsea a ganar a este inabordable buque rojiblanco, y al que además, le vale un empate a goles en Londres para alcanzar la soñada final. El Atleti se atascó ante el Chelsea pero no perdió el rumbo a Lisboa.