Inicio 1ª División Garra y oficio para ilusionar a Balaídos

Garra y oficio para ilusionar a Balaídos

390
0
Compartir

fotoequipocorrillo1415Álvaro Ferrero.- Si uno para a mirar la clasificación de la Liga BBVA a estas alturas no verá a un Celta de Vigo superlativo en cuanto a puntuación se refiere, ni habrá escuchado muchos elogios al juego del equipo vigués. Es más, ha logrado la mitad de los puntos en juego —seis de doce—, lo que no supone un arranque excesivamente brillante; pero las sensaciones que ha dejado el equipo de Berizzo en estos primeros compases de campeonato son ciertamente positivas.

Es evidente que la marcha de Luis Enrique al F.C. Barcelona fue una pérdida sensible para el timón del club presidido por Carlos Mouriño, pero el extécnico del O’Higgins chileno ha sabido dotar al plantel de una tensión y un empaque que hacen del Celta de Vigo un conjunto vistoso y, a la par, difícil de superar. Gran parte de esta solidez tiene su explicación en la disposición táctica del preparador argentino, quien ha compuesto una línea de tres en el centro del campo que actúa como un acordeón para que tanto Álex López, por la derecha, como Krohn-Dehli, por la izquierda, se junten a Radoja en fase defensiva, y luego se desplieguen por las bandas cuando el equipo tiene el balón en posesión.

El poder del bloque

Esta estrategia del “Toto” Berizzo se pudo observar el pasado sábado en el Vicente Calderón, donde el actual campeón de Liga no fue capaz de pasar del empate. Los dos goles rojiblancos llegaron en sendas acciones a balón parado con las irrupciones de Godín y de Miranda llegando desde atrás, pero los problemas de los hombres de Simeone para hilvanar ataques peligrosos fueron notables. Los rojiblancos no eran capaces de realizar pases que rompieran líneas porque los celestes se organizaban de tal manera que el movimiento de todo el bloque fuera acompasado para no sufrir fisuras.

En el centro de la defensa celtiña, Gustavo Cabral y Andreu Fontás han ganado en experiencia y compenetración a la hora de saber ocupar su territorio en la zaga, pero cuando no están acertados, guardando la puerta siempre está Sergio Álvarez, quien ha arrancado la temporada con actuaciones de verdadero mérito. atleti-celta_14-15

La parcela defensiva está siendo bien trabajada por Berizzo, pero el Celta no se arruga cuando tiene que desplegarse en ataque y, actualmente, el juego de los gallegos es uno de los más vistosos del campeonato. Los movimientos de Orellana, Krohn-Dehli y Álex López, principalmente, unidos al gran juego de espaldas de Joaquín Larrivey permiten que el equipo combine con criterio y tenga salida de balón constantemente, ya sea por los flancos o por el centro. Además, las continuas incorporaciones de Carles Planas por el sector izquierdo ayudan a crear situaciones de superioridad  para buscar centros al área. Nolito y Orellana son auténticos puñales por las bandas y están viendo puerta con facilidad, ayudados por un Larrivey que quiere consagrarse en Vigo tras su exitoso paso por Vallecas la pasada campaña.

Guardar la ropa

La alegría del Celta de Vigo en ataque entretiene a los aficionados y es de agradecer, pero a Berizzo le queda una asignatura pendiente: saber guardar el resultado a favor. De los cuatro partidos ligueros disputados hasta la fecha, en todos ellos fue el Celta el que se adelantó en el marcador, aunque en los tres últimos no pudo llevarse la victoria. Ante el Córdoba, en El Arcángel, el gol de Orellana fue neutralizado por otro de Fede Cartabia a los pocos minutos; ante la Real Sociedad, el Celta dejó escapar la victoria con 2-0 en el marcador tras un tanto en propia puerta de Jonny Castro en el descuento;  y ante el Atlético de Madrid, el pasado sábado, Miranda y Orellana GetafeGodín impidieron que los tres puntos se fueran a tierras gallegas.

Pese a estos contratiempos, el Celta aún no ha conocido la derrota en cuatro partidos. Una victoria y tres empates son el bagaje de una escuadra que bien pudo conseguir resultados más positivos. Y no hay tiempo para reflexionar o lamentarse, porque el próximo martes Balaídos se vestirá de gala para el gran derbi gallego ante el Deportivo de la Coruña. El 2-8 encajado por el conjunto de Víctor Fernández ante el Real Madrid aún escuece en los jugadores deportivistas, algo que intentarán aprovechar los vigueses para ahondar en la herida e intentar puntuar para continuar invictos y con paso firme en el campeonato.

En Vigo desean disfrutar con el juego de su equipo y volver a unas posiciones cabeceras que hace varias temporadas que son inalcanzables. Berizzo quiere devolver la ilusión a los aficionados partiendo de un conjunto que ofrezca intensidad y buen trato de balón, y, por ahora, lo está consiguiendo. Si consigue no perder gas en esta carrera de fondo que es la Liga, en Vigo pueden disfrutar y mucho de su equipo esta temporada. Cuestión de tiempo.