Inicio Atlético de Madrid Getafe 0-1 Atlético de Madrid: El Atlético noquea al Getafe

Getafe 0-1 Atlético de Madrid: El Atlético noquea al Getafe

371
0
Compartir

mandzukicEl Atlético de Madrid consigue imponerse por un gol a cero ante el Getafe en un partido que se vistió de combate de boxeo. Mandzukic anotó el único tanto del choque cuyo ritmo lo marcaron la agresividad, desmedida en muchas fases del partido, y la lucha por todos y cada uno de los balones.

¡Round 1! ¡Ring! Cómo si de un cuadrilátero de gimnasio se tratase, el Coliseum Alfonso Pérez se convirtió en el escenario de una batalla sin cuartel entre dos púgiles vecinos. Getafe y Atlético de Madrid comenzaban su enfrentamiento con golpes de tanteo en forma de disparos lejanos que ambos guardametas veían pasar zumbando cerca de sus porterías. Arrinconaban los del calzón rojo a los del azul en su área con directos continuos que los de Contra encajaban sin mucho daño. Balones colgados a Mandzukic que se diluía entre los brazos de un Alexis que lo trataba con un afecto que rayaba en los violento. Dicen que hay amores que matan.

Seguía en sus trece el Cholo. No dejaba salir de su esquina al rival que aguantaba con entereza las embestidas colchoneras buscando un resquicio a través del cual lanzar un puñetazo solitario que le bastase para obtener la victoria. Pero jugarse todo a la baza del contragolpe teniendo enfrente un equipo con tantos recursos y tan pocas concesiones como hace el Atlético de Madrid, es jugar a la ruleta rusa. Usó el boxeador del Manzanares la misma arma de siempre. Un balón parado bajo el que sus guerreros luchan por un hueco desde el que rematar. Eso es lo que habría hecho Mandzukic de no tener a Alexis colgado del cuello. Suerte para el croata que, tras librarse del abrazo del getafense, veía como el balón que chocaba en Arda tras el disparo de Griezmann le quedaba manso a sus pies para que solo tuviese que empujarla. Cada uno a su esquina.

¡Round 2! ¡Ring! El segundo asalto se volvió mucho más crudo. Pisotones, agarrones y piropos tenían lugar ante un árbitro superado por completo por las circunstancias. El Getafe apretaba con más corazón que acierto pero los puños seguían en alto y pronto empezaron a lanzarse golpes bajos. En una de esas llegó la mejor para los azulones. Godín devolvía a Lafita un regalo anterior. El colegiado señalaba la falta y el balón colgado al área sería rematado hasta en tres ocasiones por los pupilos de Contra, todos obteniendo mismo resultado: ver a Moyá coger galones cada vez más seguro defendiendo la portería del Atlético de Madrid.

Tras esto, estalló la locura. Alexis descargaba su frustración en un puñetazo contra Mandzukic. El trencilla lo veía y le sacaba la roja. Barullo entorno al croata que se quejaba en el suelo donde sería pisado por Juan Rodríguez. Miranda le amonestaba con un empujón que también conllevaría cartulina, aunque esta vez de color amarillo. El lance daba alas a los locales que salían espoleados a por la victoria. Fluidez, intensidad y coraje fueron sus argumentos para intentar levantarse de la lona a la que los había mandado el gol de Mandzukic. Pero ante un oponente como el Atlético, se necesita mucho más que eso.