Inicio Portada Real Madrid – Liverpool desde la grada

Real Madrid – Liverpool desde la grada

408
0
Compartir

bernabéuEl Real Madrid certificó su pase a octavos de final de la Champions frente al Liverpool. El equipo blanco está pasando por una racha asombrosa, eso es indudable y está arrasando allí por donde pasa. La victoria frente al FC. Barcelona acrecentó la relevancia de esta racha e incluso en partidos como los de ayer, con victoria por la mínima, se puede considerar al Real Madrid muy por encima de su rival.

Brendan Rodgers sorprendió a todos con su alineación conservadora más pendiente de no encajar goles que de ir a ganar el partido. Desde la oscuridad del banquillo asomaban rostros tan importantes como el de Gerrard y Sterling. La capacidad goleadora de este Madrid asombra a los aficionados y asusta a los rivales, algo lógico si en cada partido caen tres goles como mínimo de los blancos. Tiempo atrás el gran objetivo de los entrenadores rivales era secar los espacios de Cristiano Ronaldo ya que el portugués era el gran poder ofensivo del equipo, pero ahora con Bale, James o Benzema es imposible trazar un plan de contención ante tanto fuego enemigo.

Rodgers se encargó de trabajar eso durante todo el partido donde pudimos ver que cuando el Madrid gozaba de la posesión eran hasta 5 jugadores los que formaban la línea de defensa y cuatro en el centro del campo con las líneas muy juntas. El objetivo era tapar cualquier hueco y en caso de peligro achicar agua lo antes posible. El propio Brendan Rodgers se mostraba satisfecho en la sala de prensa de que Cristiano Ronaldo no hubiese conseguido marcar ningún gol a pesar de haber perdido el partido. Ganar ayer para los ‘reds’ no era una opción, era una probabilidad entre cientos. Ante el 1-0 y la buena labor defensiva del equipo en el transcurso de la segunda parte dio entrada a Gerrard, Sterling y Coutinho en busca de un posible empate que salvara los muebles.

Cristiano RonaldoPero la mala noticia para el Liverpool es que también la defensa de Ancelotti está pasando por un muy buen momento. Varane no dio opción ninguna a la sorpresa y propició el aburrimiento de Iker Casillas durante casi todo el partido. Ramos estuvo de diez en su compañía con el central francés. Además Marcelo –uno de los mejores del partido- defendió y atacó con la misma excelencia durante los 90 minutos, él fue el encargado de asistir en el gol de Benzema. Es indudable que cuando está en forma es titular indiscutible. Arbeloa tuvo la dura tarea de frenar la banda de Alberto Moreno y lo consiguió sin ningún problema.

En el centro del campo Isco volvió a sobresalir por encima de sus compañeros. La confianza del malagueño crece con los minutos que juega y no para de sorprender con el balón en los pies. Modric continuó con su nivel de trabajo y calidad por partes iguales. Ambos cubiertos por Kroos, trabajador en la sombre con una efectividad casi perfecta, indispensable en el once madridista.

Cristiano estuvo ansioso, quería superar cuanto antes a Raúl y eso provocó cierta desesperación en el luso en algunos tramos del partido. Benzema otro de los nombres recientes que acaban de enamorar al público del Santiago Bernabéu volvió a marcar y a ser decisivo en el partido. Y James que siguió con su progresión hasta el momento de su cambio con Gareth Bale, el galés tenía muchas ganas de jugar y demostrar. Estuvo cerca de marcar en varias ocasiones pero el larguero y Mignolet se lo impidieron.

El Real Madrid volvió a ser superior a su rival y con esa victoria por la mínima puede relajarse en Champions hasta el momento del cruce de octavos de final.