Inicio Atlético de Madrid Atlético 0 – 1 Villarreal: Castigo en el Calderón

Atlético 0 – 1 Villarreal: Castigo en el Calderón

205
0
Compartir

raúl garcía villarrealEl Atlético de Madrid cae derrotado en su feudo casi dos años después. El Villarreal logró imponerse en el un Calderón de ambiente enrarecido merced a un gol de Vietto, que hace aumentar la inestabilidad que se vive a orillas del Manzanares estos días.

Salían los colchoneros a despejar dudas, cosa que no hicieron todos aquellos aficionados rojiblancos que aseguraban que sin el Frente Atlético el estadio seguiría animando de igual modo. Intentaban los jugadores acallar el rumor de reproches, que había entre distintos sectores de la grada, con buen juego. Apelaban a las mismas áreas de siempre. Desborde hacia la banda desde donde se surtía de balones a Mandzukic que lo intentó de todas las formas posibles. No sería el croata quien diese el primer aviso si no Koke. El canterano del Atlético se perfiló desde la frontal y mandó un zapatazo que lamió el palo de Asenjo antes de salir.

También Tiago probó fortuna desde lejos, pero esta vez fue el portero del submarino amarillo quien mandó el balón a córner. Reaccionaban los de Castellón. Contragolpe rápido en el que Cheryshev se quedaba solo ante Moyá precipitándose en su disparo. Si hubiese visto que Vietto lo acompañaba podría haberle servido un pase de la muerte a su compañero. Aún cabría en la primera mitad otro de los despropósitos del colegiado del encuentro. Pérez Montero no tenían bastante con lo que Iturralde calificó de “arbitraje defensivo” es decir: pitar faltas, que el trencilla sabe que no existe, a los atacantes para que el partido no se le vaya de las manos. Tiene tela la cosa, pero aún más la tiene que juez de este partido no viese la clarísima mano  con la que Gabi cortó un autopase de Uche que habría supuesto penalti. Aún habría más.

Segundo acto en el Calderón y el Villarreal resuelto a dar la campanada. Vietto podría haber adelantado a los suyos pero cuando debió pasar el balón a Uche, que se encontraba solo, disparó errando estrepitosamente. Espoleaba esta ocasión a los del Cholo que salían en tromba teniendo las mejores del partido. Mandzukic remató contra Asenjo con un testarazo que medio estadio daba ya por gol. Arda tampoco precisó de cabeza en un balón que quitó las telarañas al poste izquierdo de Asenjo. Y estas llegó un nuevo arrebato de afán de protagonismo a cargo del señor Pérez Montero.

Anotaba Mandzukic rematando un centro de Juanfran y estallaba el Calderón de alegría. Qué poco dura la alegría en casa del pobre (aunque este no lo sea tanto), debieron pensar algunos. El árbitro lo anulaba para sorpresa de todos. Solo él entendió que el piscinazo que se pegó Mario, al ver que el croata la había ganado el salto, era falta de este último. ¡Cómo habrían cambiado este gol y el anterior penalti el panorama! La vida seguía para el Atlético que lo seguía intentando. Koke mandaba el enésimo remate de cabeza que tampoco encontraba portería. Tanto falló llevó a la desesperación y entonces llegó al tragedia rojiblanca.

Vietto ya avisaba fallando un mano a mano con Moyá en el que se le fue algo largo el control. Pero no perdonaría otra vez el argentino a quien el Cholo dio la alternativa. Jugada de Cheryshev que dejaba solo a Vietto ante el cancerbero colchonero quien no puedo hacer nada por evitar el mazazo que confirmaba la sentencia.  El gol dio paso a los minutos de la agonía y el Atlético de Madrid murió ahogado en su propia sangre, al igual que la animación de su estadio.