Inicio FC. Barcelona Hasta siempre, monsieurs

Hasta siempre, monsieurs

615
0
Compartir

Todo el mundo sabe que la vida del futbolista profesional es corta a la vez que exigente. Un jugador de fútbol pasa a lo largo de su carrera por diferentes etapas, desde su debut hasta su retirada, pasando por la época de apogeo o máximo esplendor. La pasada semana dos de los mejores jugadores del siglo XXI (cada uno en su parcela del terreno de juego) decidieron que su vida como futbolista tocaba a su fin. Una vida separados, pero que está repleta de paralelismos y que alcanzó su cénit más alto en la mejor época de la historia del FC Barcelona: Thierry Henry y Eric Abidal.

Más de mil partidos entre los dos jugadores a lo largo de su carrera. Uno con 37 años, otro con 35, pero los dos han decidido que sus andadurasabidal1 por los terrenos de juego han llegado a su fin con apenas tres días de diferencia. Los dos futbolistas, de origen martiniqués, han protagonizado sendas carreras en las que han brillado en todos los equipos por los que han pasado. Sus actuaciones tienen muchas más luces que sombras y, sobre todo, rellenarán varias páginas de la historia por su gran variedad de títulos.

Henry y Abidal suman, en sus 34 años como profesionales, veinte en el caso del primero y catorce en el segundo, nada más y nada menos que la escalofriante cifra de 44 títulos, 22 para cada uno. Porque, al final, la vida de un futbolista es tan superficial que se mide por los trofeos que colecciona en la estantería de turno.

Ambos pasarán a la historia, aunque de forma muy diferente. Por desgracia, en el fútbol mandan los goles, y los goles los marcan los delanteros. Casi quinientos marcó Thierry Henry en sus 771 repartidos en sus estancias en Mónaco, Juventus, Arsenal (en dos etapas), FC Barcelona y New York Red Bulls. Además, ‘Titi’, es el máximo goleador de la historia del conjunto londinense, donde lo ganó todo, menos el mayor trofeo a nivel de clubs, la Champions League. El francés se tuvo que ir al FC Barcelona para, después de un año difícil y de adaptación, ganar la Copa de Europa mostrando su última gran versión como futbolista. Aquel jugador de zancada grande y definición exquisita maravilló al público del Camp Nou por su juego y comportamiento ejemplar.

henry1En la Ciudad Condal coincidió con Eric Abidal, compañeros también en la selección francesa que fue subcampeona del mundo en 2006. El lateral, reconvertido a central en los últimos años, vivió también su última gran etapa en el Camp Nou, donde marcó los dos únicos goles de su carrera deportiva, uno en San Mamés y otro en el Santiago Bernabéu, dos plazas gloriosas para ser eterno.

Pero en la carrera y la vida de Abidal no solo ha habido títulos superficiales. El francés ha ganado otros dos trofeos que no aparecerán en ninguna página. El lateral superó en 2011 un tumor en el hígado que hizo peligrar su trayectoria futbolística, pero consiguió vencerlo y llegó a tiempo para levantar en París la cuarta y última Champions del Barça, aquella por la que Henry se atrevió a decir eso de “Yo soy culé”. No fue el último título del francés, que meses después se enfrentó a un trasplante de hígado en una operación de más de catorce horas. También lo venció.

Abidal es el claro ejemplo de que “el fútbol es lo más importante de lo menos importante”, como dijo Arrigo Sacchi. El lateral siempre ha declarado que sin el fútbol no habría superado su enfermedad.

henry abidal2

Thierry Henry y Eric Abidal han pasado gran parte de su vida dedicada al fútbol, un deporte al que le han dado mucho, pero del que han obtenido recompensa, el fútbol se lo ha devuelto en forma de títulos, reconocimientos y muestras de afecto que encontrarán allá por donde vayan. Los dos seguirán ligados al mundo del fútbol, aunque ahora podrán disfrutar de otras muchas cosas. Abidal ya tiene una oferta para trabajar en la cantera del Barça, el equipo que los unió a nivel de clubs y donde jugaron los mejores años de su vida, que a su vez fueron también los del Barça. Aquel equipo que podía haber seguido siendo el mejor del mundo, pero que eligió ser eterno, como ellos. La retirada de los dos jugadores certifica el paso del tiempo y el declive al que somete el fútbol. Es el reflejo del desgaste de una generación que lo ganó todo. Dos jugadores que dejaron un recuerdo imborrable en un vestuario de leyenda. Hasta siempre, monsieurs.

Mascherano Puyol Abidal

Messi Henry

Escrito por: Jorge Ruiz