Inicio ACB Cansados de comer siempre lo mismo

Cansados de comer siempre lo mismo

565
0
Compartir

A pocas horas de que comience la final de la Copa del Rey la palabra más repetida entre los aficionados es «monotonía». Esta será la quinta vez que se repita un Madrid-Barça en las seis últimas ediciones,y no es la sexta consecutiva, debido a que en una de ellas se enfrentaron en los cuartos de final. descarga (2)

Los amantes del baloncesto español están cansados de ver siempre a los mismos equipos disputarse el torneo. No obstante, lo que realmente enfada a los aficionados, es que ambos son conjuntos que no han sido capaces de construir nada desde cero, utilizando siempre todos los medios disponibles para despojar al resto de clubes de sus mejores jugadores, y evitarse así, el problema de tener que luchar por los títulos con algo más de dificultad; claros ejemplos son los fichajes de Tibor Pleiss, Andres Nocioni, Justin Doellman, Thomas Satoransky, y la lista continúa hasta el agotamiento de la vista. A lo largo de su historia en este deporte, y en los otros en los que participan, han optado siempre por ir por el camino fácil, sin tener capacidad alguna de sufrimiento. Esto se refleja en las aficiones merengues y blaugranas, que suelen ser menos intensas que las de otros, ya que, al haber optado la directiva por lo sencillo, la calidad de las plantillas hace que los jugadores no tengan que esforzarse, porque, solamente sus capacidades les permiten ganar encuentros sin la necesidad de sistemas o jugadas. Esto traduce en un trabajo aún menor de los seguidores por el motivo de que, si tenemos a la mejor plantilla, para que dejarnos la voz.

A pesar de que los enfrentamientos entre estos conjuntos siempre sean bonitos a la vista, la continuada repetición en Euroliga, Copa del Rey, Liga Endesa y Supercopa hace que estas competiciones ya no se vivan con la misma intensidad. Saber cómo van a conluir las eliminatorias de antemano es lo que más daño le está haciendo al baloncesto, el problema es que hemos tardado demasiado en darnos cuenta.Ahora ya no puede hacerse nada para evitar esta final, pero, para el futuro, podemos conseguir que el plato que ponemos encima no sea siempre lentejas, sino, un menu variado e imprevisible.