Inicio Opinión Nacho Elbal Esos macarras del fútbol base y sus secuaces

Esos macarras del fútbol base y sus secuaces

469
0
Compartir

fbPedro Expósito se hacía eco en su blog alberoymikasa.wordpress.com de una noticia que a mí, por lo menos, me hace perder los papeles. Al parecer, un fulano de dudosa moralidad, de juicio más bien limitado y, seguro, con cara de paleto barriobajero, asistió este fin de semana a un partido de infantiles que enfrentaba al Arenas de Armilla y al Málaga CF. Y claro, cuando mezclan fútbol y cenutrios, el resultado es un fenómeno natural de consecuencias desoladoras.

La cuestión es que el tipo, que para agravar más el asunto, probablemente también es padre, pasó el partido insultando gravemente a uno de los niños del Málaga, un chaval de raza negra que tuvo que aguantar los improperios vomitados por este burro con brazos y piernas, un racista del diablo al que los medios de comunicación deberían de señalar con nombre y apellidos, y al que la justicia podrida y cómplice de este país debería de sancionar con severidad.

Pero se puede hacer más. Mientras no se suspendan partidos y no se sancionen a equipos enteros, los organizadores serán secuaces de estos macarras. Me refiero a las Federaciones de Fútbol y a los Colegios de Árbitros. Si los clubes no son capaces de controlar a los animales de su zoológico, Federaciones y Árbitros deben tomar cartas en el asunto. Que los cantamañanas de las altas esferas se dejen de fotos y mensajes políticamente correctos para pasar a la acción.

Si se escuchan insultos desde la grada, se suspende un partido y se cierra un campo; si hay agresiones, se suspende un partido y se sanciona a los equipos; si un entrenador se convierte en terrorista de la educación, se le sanciona a él y al equipo. Y cuando por culpa de uno paguemos todos (club, equipo, entrenadores, padres, niños, etc), entonces los propios clubes se encargarán de poner orden en sus campos. En definitiva, o se endurecen las sanciones en el fútbol base, o todo seguirá igual: con los campos llenos de macarras mientras sus secuaces, trajeados y de comilona en comilona, miran hacia otro lado.