Inicio 1ª División Sevilla FC 2-2 FC Barcelona: Nervión sigue infranqueable

Sevilla FC 2-2 FC Barcelona: Nervión sigue infranqueable

504
0
Compartir

_DSC1468

El Sevilla luchaba por la Champions, el Barça por la Liga. El Sánchez Pizjuán se había mantenido impertérrito. Hoy tampoco fue menos. Nadie ha podido asaltar Nervión, el Barça tampoco pudo. Se las prometían muy felices los de Luis Enrique, dominando en la primera parte y poniendo el 0-2 en el marcador con relativa facilidad. Messi y Neymar adelantaron a los culés. Pero el Sevilla reaccionó, en su busqueda endiablada por Europa. Banega y Gameiro hicieron bueno el empate de los sevillistas, que continúan en su pelea particular con el Valencia. El Barça, por su parte, se queda a dos puntos del Real Madrid.

La grada vaciaba sus pulmones a base de pitos, pero el Barça se mimetizó con esa presión y se vio cómodo con el balón en los pies desde el primer segundo. Ante el monopolio de los culés con la pelota los de Unai optaron por el pelotazo en largo sin encontrar premio. Neymar avisó a los 8 minutos con un disparo manso desde fuera del área que acabó en los brazos de Sergio Rico. Messi fue quien inició la conquista a un Sánchez Pizjuan virgen esta temporada en Liga. Leo volvió atrás en el tiempo, al pasado miércoles, para inventarse otra parábola inalcanzable con la zurda, idéntica a la que le clavó al Almería. Poco pudo hacer Sergio para evitar el primero del argentino.

El gol no apaciguó a los de Luis Enrique, que siguieron a lo suyo, mimando el cuero y controlando el tempo del juego. Los sevillistas llamaban tímidamente a la puerta del área de Claudio Bravo, pero sin llegar a entrar. El segundo se respiraba en Nervión y llegó por medio de Neymar. El brasileño se sorteó una falta con Messi al borde del área. Amagó, disparó y Sergio hizo la estatua. 0-2 y partido visto para sentencia.

O eso pensaban los de Luis Enrique. El Sevilla, dormido hasta entonces, volvió al terreno de juego. Primero con un disparo de Iborra que se fue por muy poco. Luego llegó el zarpazo de Banega, que hizo rugir de nuevo al Pizjuán. El argentino armó la pierna desde fuera del área y la estirada de Bravo se quedó en estéril. Los rojiblancos se fueron en tromba al área de Bravo, pero Martínez Munuera marcó el camino a los vestuarios.

El subidón sevillista no bajó en la segunda mitad. Los decibelios se disparaban en el Pizjuán y el Barcelona cedió minutos de posesión en favor del Sevilla, que vivió en el área culé pero sin encontrar el empate. Bacca lo intentó con un disparo lejano en el 9 de la reanudación pero solo se llevó el ui de la grada.

El protagonismo azulgrana bajó. Y solo Suárez en el 69 se acercó tímidamente a la puerta sevillista con un disparo mordido que rozó el palo. Fue el acercamiento más claro del líder en la segunda parte. Nervión llevaba en volandas a los suyos, pero la falta de puntería y el no concretar de cara a puerta impacientaban al respetable. Hasta que llegó Gameiro para empujarla en boca de gol a diez minutos del final. El Pizjuán estalló en una caldera. Los sevillistas querían el tercero ante un Barça dormido, que no supo desplegar el juego de la primera mitad. Reparto de puntos que meten a unos en Europa y a otros de nuevo en la Liga.