Inicio Real Jaén Real Jaén 0 – 1 Almería B: Mario Martos le da al...

Real Jaén 0 – 1 Almería B: Mario Martos le da al Jaén lo que merece

510
0
Compartir

mario martos quesada Justa la derrota sufrida por un Real Jaén que se encontró con hasta tres ocasiones clarísimas de gol y las desaprovechó. Y digo que se las encontró porque lo ofrecido por los jienenses ante el Almería B fue escaso por no decir nulo. El que perdona lo acaba pagando y sino que se lo digan a los de Berges que vieron como alguien de la casa les ponía la puntilla. Mario Martos fue el único ovacionado de la tarde en el Nuevo La Victoria aunque por respeto no celebró el que fue el único tanto del encuentro.

Pitos, en las completamente despobladas gradas del Nuevo la Victoria, antes ya de comenzar el encuentro. Fede hacía reaccionar a los pocos que acudieron al estadio jienense a los tres minutos. Gianfranco adivinó a la perfección el pésimo disparo del ariete blanco,  que se había plantado solo frente a él. Molina corroboró que el Jaén salió desde el primer minuto a por el partido. Fenomenal envío del 10 que volvió a despejar con seguridad el cancerbero visitante.

Con el paso de los minutos se fueron enfriando las sensaciones. Ni la grada se mostró tan irascible ni el equipo tan fresco. En estas comenzaron a llegar los almerienses y con una claridad que evidenció por qué ellos marchan en tercera posición mientras que el Real Jaén no está ni en posiciones de play – off. Puertas fue una auténtica pesadilla para la zaga jaenera, solo su falta de puntería mantuvo en el partido a los de Berges. Primero el 11 del Almería B no aprovechó un pase de la muerte que le brindó Dani Romera tras una excelente acción individual. Más tarde tampoco conseguiría acertar Puertas. Esta vez el balón le cayó a los pies en un mal despeje de Toni y, cuando el almeriense tenía la portería vacía, su disparo se estrelló en la espalda de Joel.

Respondió el Jaén. Fede tuvo de nuevo en sus botas la oportunidad de adelantar a los suyos pero pareció equivocarse de pie al calzárselas antes del partido. Si no fue así no se explica cómo pudo mandar al larguero un balón que, tras un rebote en un saque de falta, se quedó a escaso medio metro de la línea de gol y con el portero recostado sobre el tapete.

El paso por vestuarios no hizo más que agravar la situación. Pésima la imagen física y lamentable el juego, si es que a lo que hizo el Real Jaén en la segunda parte se le puede llamar juego. Imprecisión como tónica y nula capacidad creativa. La intensidad brilló por su ausencia y la actitud distó muchísimo de la que se le debería atribuir a un equipo que aspira, o mejor dicho aspiraba, a luchar por el ascenso.

Las pérdidas fueron continuas y con la velocidad que el Almería B atesora arriba era solo cuestión de tiempo que pasase lo que ocurrió en el 65. Iván Sánchez salió como un galgo montando un contragolpe de libro. Arrastró a los dos únicos defensores blancos que lo siguieron hasta la esquina derecha del área y desde allí la puso rasa a la frontal donde la recogió Mario Martos. Un pase a la red del jienense y manos arriba como petición de clemencia a la grada que lo vio crecer y a la que castigó con el primer y único tanto del partido.

Pudo meter Santi Villa al Real Jaén de nuevo en el partido solo un minuto después. El extremo blanco aprovechó un error de la zaga visitante para situarse solo ante Gianfranco, pero su disparo se marchó alto. Fue prácticamente el punto final a un partido en el que los jienenses cayeron con justicia. Ni el ímpetu de Borja Prieto, ni los fértiles intentos de Nando (el único que se salva del bochorno) consiguieron quitar el cero del casillero del Real Jaén en el marcador.