Inicio Opinión Jairo Fraguas El derbi de los sueños y la pasión

El derbi de los sueños y la pasión

536
0
Compartir

Real MadridEl Santiago Bernabéu volvió a vivir ante el Atlético de Madrid una de esas noches europeas con la que todos los aficionados sueñan cada temporada. El ambiente en la calles desde por la mañana ya barruntaba un partidazo entre dos equipos que comparten ciudad  y se dividen a la afición. Una ciudad entera peleando por el sueño de Europa una vez más, dos aficiones que dibujan un panorama envidiable ante los ojos del fútbol de todo el mundo.

Una vez echó a rodar el balón, el ambiente de los alrededores del estadio y de la grada quedaron en un segundo plano y entró en juego las tácticas de los dos entrenadores y las ganas de los jugadores. Como ya pasara en el partido de ida fueron los blancos los que dominaron el juego disponiendo de la posesión del balón a su antojo, aunque eso formaba parte del plan del Atlético de Madrid. El mismo Cholo Simeone reconoció en rueda de prensa que hasta la expulsión de Arda tenían el partido donde querían, con 0-0 y limitando la presencia del rival en el área.

Carlo Ancelotti, sin embargo, no tenía prisa por marcar. Su paciencia a veces roza los límites del ser humano, pero ha demostrado que siempre tiene razón. El italiano sabía que el gol era cuestión de tiempo, sólo era necesario esperar lo suficiente para que sus hombres encontrasen el hueco y así fue, lo encontró Cristiano y lo ejecutó Chicharito. El mexicano marcó el gol más importante de toda su carrera ante un público que fue reacio a su llegada pero que quedó enamorada por su hazaña. El gol fue el reconocimiento a un jugador que no se cansa de repetir que su mayor valor moral es no rendirse jamás si quieres conseguir algo, eso sí es un ejemplo para los niños y también para los mayores.

atlético de madridLas bajas en el Real Madrid no hicieron más que aumentar las ganas que los jugadores pusieron sobre el césped. Dominaron el balón y lo intentaron  y eso al final, siempre tiene premio. El Atlético de Madrid, impulsado por la idea del Cholo jugó a esperar y forzar una prórroga que jamás llegó. Una táctica discutible cuando juegas un partido de vuelta pero jamás reprochable a un entrenador que ha conseguido colocar al Atlético de Madrid peleando por la Champions cada año y entre los mejores equipos del mundo. El Cholo también es humano, por muy enfermo del fútbol que pueda ser también comete errores pero su coraje natural garantiza a los colchoneros estar de nuevo el año que viene ahí, peleando por hacerse un hueco en la historia.

Las semifinales esperan al Real Madrid por quinto año consecutivo, a sólo tres pasos de seguir agrandando su leyenda de mejor equipo de la historia en Europa, no lo digo yo lo dice el parche que descansa en su manga con el número 10 y que este año, de nuevo,  puede ver sumado un trofeo más. Ancelotti y los jugadores están cada vez más cerca de esa gloria que llenó la temporada pasada la Cibeles de aficionados coreando sus nombres. La pelota dirá y el fútbol dictará.