Inicio Noticias FC Zenit 2-2 Sevilla FC: El campeón mantiene la llama viva

FC Zenit 2-2 Sevilla FC: El campeón mantiene la llama viva

432
0
Compartir

sevillaEl Sevilla FC estará mañana en el bombo de semifinales de Europa League tras empatar ante el Zenit de San Petersburgo (2-2). El 2-1 de la ida fue determinante para lograr la clasificación de los de Emery, que sufrieron hasta el último minuto para superar a los rusos. Bacca puso por delante a los de Nervión a los cinco minutos. Tras el descanso Rondón y Hulk pusieron por delante a un Zenit que avasalló a los andaluces, pero que encontraron en Gameiro, a cinco minutos del final, su pasaporte a semifinales.

De la peineta y el traje de sevillana al gorro y el chubasquero. El Sevilla cambiaba las casetas y los casi 30 grados de Nervión por el gélido San Petersburgo. Tres grados sobre el verde del estadio Petrovsky que Bacca de encargó de rebajar a los cinco minutos. Ni el sevillista más optimista se imaginó un inicio así. El actual campeón se adelantó en suelo ruso tras una pillería de Vitolo dentro del área, que el árbitro señaló como penalti. Bacca apuntó y la mandó a la escuadra derecha, imposible para Lodigin. Los de Emery ponían la directa hacia Varsovia.

El gol tempranero que fue la única nota positiva para los sevillanos en la primera mitad. Y es que los de Nervión cayeron en el pecado de la relajación, acentuado con la lesión de Nico Pareja en el minuto 15. El central argentino tuvo que dejar el campo en camilla tras un mal apoyo de la pierna derecha. Iborra entró en su lugar.

El Zenit se hizo dueño de la media hora restante. Hulk y Danny, ambos ausentes en el partido de ida, fueron los que llevaron el peligro al área de Beto. El centrocampista portugués dispuso de las mejores ocasiones para el conjunto ruso, mientras que Hulk tiró de potencia para plantarse con facilidad en área hispalense. Los andaluces vivieron encerrados en su campo, y solo el contragolpe se antojaba una vía de escape. De ahí pudo nacer el segundo de la noche, pero Lodigin le comió la tostada a Aleix Vidal en el mano a mano. Los de Vilas Boas despidieron la primera mitad con un disparo de Danny que pegó en el palo. Se marchó vivo el Sevilla al vestuario.

El equipo celeste siguió en su línea en la segunda mitad y tomó nota de los sevillistas, marcando a las primeras de cambio. Beto (apuesta de Emery en la noche de hoy) convirtió un centro inofensivo de Shátov en el empate de los rusos. Las flojas manos del meta portugués fueron un caramelo para Rondón, que solo tuvo que empujarla. Se quedaron sin ideas los andaluces, que encontraron en su campo el mejor refugio. El zenit arrinconó y puso sobre las cuerdas al campeón, el segundo sobrevolaba el estadio ruso. Hulk lo tuvo en sus botas con un disparo seco dentro del área que lamió la escuadra de Beto.sevilla

La ocasión sevillista era una utopía. Coke pudo llevar la tranquilidad en una jugada embarullada dentro del área, pero el balón murió entre las piernas de los defensas. La avalancha rusa era un hecho, y los sevillistas suspiraban por la prórroga. Se respiraba el empate en la eliminatoria y llegó por medio de Hulk. Beto volvió a ser el desafortunado protagonista. El disparo lejano del brasileño sorprendió al meta hispalense, que no pudo recular a tiempo y evitar el 2-1.

Los blanquirrojos se colgaron de la portería de Beto, pensando que su salvación estaba en el tiempo extra. Los rusos fueron con todo al área sevillista. Shátov, Hulk o Rondón. De todos los colores y por todos los frentes llegaban los celestes, que se veían en el bombo de semifinales. Pero apareció el espíritu de este Sevilla, el de las remontadas, el de matar o morir jugando. Ya lo hizo en la ida y lo volvió a hacer hoy para llevar el delirio a las casetas de feria.

La agobiante presión de los rusos solo se podía doblegar por un fallo propio, un último sprint de los andaluces. Vitolo agotó el último cartucho, en un contragolpe a la desesperada. El centrocampista cedió para Iborra, que dejó pasar el balón entre las piernas para que Gameiro la pusiera lejos del alcance de Lodigin. Un gol que hizo estallar a Emery, al banquillo y a toda Sevilla, que verá mañana de nuevo a su equipo en el bombo de los cuatro mejores de la Europa League.