Inicio Noticias Mallorca 1-2 Betis: Con las cartas marcadas en Son Moix

Mallorca 1-2 Betis: Con las cartas marcadas en Son Moix

342
0
Compartir

El Real Betis Balompié ha derrotado al RCD Mallorca en la trigésimo séptima jornada de la Liga Adelante. Los goles de Rubén Castro y Jorge Molina, inspiradísimos ambos, permiten a los verdiblancos mantener la distancia con respecto a sus rivales y descontar una jornada del calendario.

Rubén Castro BetisEl Betis es, a estas alturas de temporada, una máquina engrasada que conoce su objetivo. De tres cuartos hacia arriba Portillo y Ceballos enhebran y caracolean hasta enlazar con los delanteros en combinaciones frenéticas. En la punta de lanza, Jorge Molina y Rubén Castro viven su segunda juventud mientras los goles caen uno tras otro.

En Son Moix los locales salieron dominantes y motivos. A la media hora y tras tres contraataques béticos, no obstante, ya caían 0-2. En esos compases del juego quedaron al aire las trazas del plan de Pepe Mel. Aprovechar la superioridad, mantener prietas las filas en defensa y apoyarse en la calidad para rematar sin contemplaciones.

El Mallorca del genial Marco Asensio lo intentó con ingenuidad y el llamado a proclamarse campeón de la categoría aceptó su posición riendo a hurtadillas. En el 16 y después de mil y una combinaciones en 3/4, Rubén Castro dictó sentencia. Dos amagos de videojuego en el área para limpiar el horizonte de rivales molestos y disparo al palo largo con el piloto automático.

Minutos después le tocó servir a él el gol para su compañero de dupla Molina. El ’19’ recibió, pasó de primeras a Castro y buscó el desmarque en dos segundos. La resolución de la jugada, antes incluso de producirse, estaba ya grabada a fuego en la retina de los aficionados verdiblancos de tantas veces vista. Remató Jorge Molina, el 0-2 subió al electrónico del renombrado de manera horrible Iberostar, y el Mallorca sucumbió tras caer en la trampa.

Sólo un error de competencias entre Jordi Figueras y Antonio Adán insufló vida a los locales. Fue una jugada dantesca, donde incluso el juez de línea erró al no señalar fuera de juego, y que el delantero Xisco únicamente hubo de rematar en boca de gol.

Desde entonces Betis y Mallorca supieron que su destino estaba escrito. Los andaluces templaron el choque, desquiciaron a sus rivales y esperaron a que las fuerzas flaquearan. Los mallorquines sacaron la bandera blanca de rendición, confiando sólo en que su joya Asensio escarbase en solitario valiéndose de sus cualidades.

Estuvo cerca de conseguirlo tras mandar un chutazo al larguero defendido por Adán, pero no se trató más que del canto de cisne de su equipo. Con el pitido final los béticos alzaron los brazos al aire y tacharon una fecha. Restan cuatro partidos y la vuelta a Primera está ya cerca.

* Imagen: lfp.es