Inicio 1ª División Descensos ganados: Eíbar y Almería

Descensos ganados: Eíbar y Almería

208
0
Compartir

 

eibarLa jornada ha sido durísima con Eíbar y Almería. No han descendido hoy, hoy se ha producido su confirmación como equipos de Segunda pero las cosas venían de muy atrás. El conjunto de Garitano es la gran sorpresa en el trio de “bajadores”. Lo hicieron todo en la primera vuelta como para estar, a estas horas, lamentándose de no haber llegado a Europa como sorpresa de la temporada. Era complicado pero, visto lo visto entonces, parecía normal que salvaran la categoría y jugaran una holgada segunda parte de liga. Sin embargo hicieron un giro agónico de dudas, errores y partidos increíbles. Firmaron la racha más estéril y se durmieron en los laureles pensando que ya había candidatos señalados. El fútbol castiga esos desdenes, esa confianza. De todas formas no olvidemos que el conjunto armero solo es un pequeño club y que  si no fuera por lo triste y por lo cerca que lo han tenido, habría que hacer un monumento a su trayectoria reciente, desde Segunda B a Primera, sin descansos ni escalas razonables. Una institución como es el Eíbar debe “rearmarse” y tratar de aprovechar las enseñanzas para volver.

Lo del Almería es un poco más triste. Se han equivocado mucho. A Francisco le dieron lo justo y, como era de la casa, debía hacer tres o cuatro trabajos a la vez. Lo de siempre y, además, el Almería es reincidente. En lugar de dejar al mecánico que conocía el  modesto “coche” buscaron soluciones fuera. La que usaron no era mala pero, como no hizo milagros y, con todo el tiempo perdido, volvieron a cambiar. Un error en fútbol siempre es poco y los dirigentes siempre prefieren tres que dos. Salió JIM, la solución después de Francisco, y llegó Sergi. Más de lo mismo. Lo que acaba resultando de la mezcla de austeridad mal entendida y política de dirección errática, no sea otra cosa que el descenso. Almería tiene una buena afición y la afición anda allí muy distante, muy alejada de quienes mandan. Habrá que ver si después de este partido final contra el Valencia alguien ha aprendido algo y si la hiel de un descenso ganado a pulso hace que, en los despachos, haga una reflexión para construir algo racional o se ponga el cartel de “Se vende por bien de todos”.