Inicio Fútbol Provincial Fútbol jiennense o la guerra perdida

Fútbol jiennense o la guerra perdida

409
0
Compartir

derrotadoVirgilio Moreno.- Guerra perdida. Esa es la sensación que tienen actualmente todos los que trabajan por el fútbol provincial en Jaén tras los fuertes nubarrones en forma de rumores que estos días vuelven a llegar desde Sevilla, donde se acomodan los dirigentes de la Federación Andaluza de Fútbol. Así, todo hace indicar que tal y como pedían los clubes jiennenses la Primera Andaluza pasaría a ser provincial, pero seguiría habiendo un obstáculo antes de escalar a la Tercera, creándose una nueva categoría bajo el nombre de División de Honor, en la que estarían encuadrados 21 equipos definidos en dos grupos: por un lado conjuntos de las provincias de Jaén, Málaga, Granada y Almería; y por otro los de Sevilla, Huelva, Cádiz y Córdoba.

Con este resumen y con esta pretensión, queda claro que la Federación Andaluza solo cambia el traje a la modelo, pero la chica no deja de ser una modelo pésima. Ahondando en la reflexión, y por mucha fuerza que hayan podido hacer los clubes y la federación jiennense, a los que mandan y dirigen los designios de la Andaluza no les interesa perder una categoría. Los ingresos, por pocos que sean, permiten mantener el tinglado, por lo que nadie de los que mandan va a estar preparado, y menos en estos tiempos, para solidarizarse con Jaén y hacerle la vida más fácil a los clubes de nuestra provincia. Además, hacen todo esto porque pueden, porque nunca el fútbol jiennense estará unido y conseguirá ponerle freno de verdad a todo esto, dando un puñetazo en la mesa. Y escribo esto porque ya no valen las medias tintas de no participo pero al final me inscribo. Así, únicamente conseguimos que el fútbol de nuestra provincia lleve años a la deriva en estas categorías, con tan solo cuatro o cinco clubes participando frente alrededor de 20 malagueños y con el consiguiente perjuicio.

Así, con lo sabido estos días no solo se ha perdido una pelea. Porque cuando te han explicado que la victoria la tenías tan cerca, la derrota de la batalla puede suponer el total desfallecimiento, una guerra perdida.