Inicio Polideportivo Baloncesto Marca Italia

Marca Italia

443
0
Compartir

En el mundo del deporte, los italianos son bastante conocidos y destacables. Su carácter, provocando a sus rivales y presionando al arbitraje, saca de sus casillas a cualquiera y mientras estas pensando en la última frase que te ha lanzado para irritarte, ellos siguen sumando y sumando. En el caso del baloncesto, a los italianos se les conoce como “perros viejos”, por la veteranía de la mayoría de sus jugadores, que usan de una forma soberbia para no alterarse en los momentos apretados del encuentro y para no entrar al “trapo” cuando sus rivales intentan devolverle sus artimañas, tratando de provocarles mediante el habla.

Belinelli acabó con los españoles dando un recital desde el perímetro

El baloncesto italiano es bastante distinto al de otros países europeos, que buscan mover mucho el balón para encontrar un desajuste defensivo o una suspensión sencilla. En su caso, el estilo de Italia es muy parecido al del baloncesto callejero: abusan de las individualidades, solo pasan el balón por dos razones, no hay opción de tiro o por querer lucirse al darle el balón a su compañero de forma poco convencional, y defienden tan al borde del reglamento que en algunas ocasiones sus rivales tienen miedo de entrar a canasta. Esta forma de jugar ha sido adaptada al baloncesto FIBA por parte de los de Pianigiani y transportada a europeos y mundiales, por lo que ya puede conocerse como: Marca Italia.

En la tercera jornada del Eurobasket disputada en el día de ayer, estos “perros viejos” se enfrentaban al combinado nacional español y fue ante estos cuando su juego alcanzó su máximo esplendor. Desde que los himnos concluyeran y el árbitro lanzara la bola al aire, hasta el pitido final, los italianos lograron que los españoles fueran incapaces de alcanzar el ritmo con el que suelen jugar y llevarlos a su terreno, algo de lo que pocos equipos pueden alardear. Los de Scariolo tuvieron momentos puntuales en los que se colocaron por delante en el marcador o en los que casi alcanzaron la cadencia a la que acostumbran, pero ni las diferencias en el marcador ni el tiempo en que sus rivales les dominaron fueron suficientes para alterarles y continuaron anotando triple tras triple.

La dura defensa fue clave a la hora de permitir canastas sencillas

Anteriormente se había mencionado las individualidades con la que los de Pianigiani suelen jugar, pues en este encuentro fueron más que destacables. La primera parte fue para la pareja interior Gallinari-Bargnani, que hicieron que Pau y Mirotic lo pasaran bastante mal al defenderlos, mientras que la segunda fue un autentico show de Belinelli desde la línea de tres, acompañado por algunos momentos en los que daba el balón a los dos anteriores. Su defensa fue tan dura como siempre, únicamente Pau y Mirotic superaron los diez puntos, treinta y cuatro y trece respectivamente, y en las penetraciones los de Scariolo estuvieron bastante flojos. Además, en la segunda parte bloquearon cualquier ataque de España, hasta tal punto que en una sola jugada llegaron a haber tres faltas consecutivas, y en el último cuarto dominaron los rebotes ofensivos, que fueron la clave final para su victoria.

Al vencer a los españoles, los de Pianigiani tienen grandes opciones de pasar a la segunda fase, su principal impedimento viene a que ahora se enfrentan a las selecciones de Serbia y Alemania, pero esta victoria les deja solo con una derrota, lo que les da un pequeño colchón a la hora de afrontar estos encuentros. Por su parte, los de Scariolo se ven obligados a salir victoriosos de los dos próximos partidos, sin fallo permisible. Su mayor obstáculo siguen siendo los finales ajustados y no saber imponerse cuando el equipo rival les marca el ritmo; no obstante, todavía siguen vivos y tienen opciones, así que porque el juego italiano les haya abatido no tienen por qué encerrarse en sus habitaciones, sino que deben volver a la cancha a entrenar para tratar de hacer lo que han hecho los de la península con forma de bota, terminar de pulir un estilo propio que les caracterice.