Inicio FC. Barcelona Las dos realidades en el Barça

Las dos realidades en el Barça

267
0
Compartir

 

Sanción FIFA 3Nadie se alza con un triplete sin una plantilla en consonancia. Por ello, y ante las prontas eventualidades en forma de lesiones y sanciones que experimenta en la actualidad Luis Enrique, no sorprende la elasticidad y solvencia de las soluciones elegidas. El triunfo en el Calderón el sábado, de la forma en la que se ejecutó, subraya la homogeneidad de conceptos de la que vive la plantilla y que le hace comportarse como un verdadero equipo desde el pasado mes de enero. Hasta que se les permita debutar, Arda Turan y Aleix Vidal tienen tiempo suficiente para acoplarse a este engranaje exitoso moldeado por un técnico, Luis Enrique, que debe estar muy orgulloso de lo que tiene entre manos.

La realidad presente de los futbolistas de la primera plantilla y su cuerpo técnico traza una trayectoria bordada de esperanza para otra temporada de vértigo. La autoridad con la que los azulgranas despacharon el duelo ante el Atlético del Cholo Simeone fue memorable. Y ello sin cuatro titulares.

Desgraciadamente, a aquellos ilusionantes proyectos de grandes jugadores que tiene el club en sus categorías inferiores se les insiste de privarles precisamente de eso, de la esperanza de emular, algún día, a sus ídolos y modelos balompédicos. Es la otra realidad que sonroja a los miembros del F.C. Barcelona. La cruzada de la FIFA, desde el oscurantismo que caracteriza a sus acciones, contra una institución a la que se le prohíbe matricular a los niños en colegios y darles la manutención en sus instalaciones de La Masía, raya ya lo barroco.

El último capítulo en la despresurización que vive la nave barcelonista por parte del máximo organismo del fútbol tiene como víctimas a once jóvenes futbolistas en ciernes que la RFEF no le permite al club inscribir, a pesar de que no hay amparo legal que sustente tal medida. Los dos periodos del mercado de fichajes con los que fue sancionada la entidad catalana concluyeron el pasado 31 de agosto. Hasta enero de 2016 la institución no puede inscribir jugadores profesionales, no así futbolistas en su ciclo formativo. ¿Qué sentido tiene tal acorralamiento que se prefiere que un menor viva en un albergue antes que en una residencia con todas las comodidades? Soy reacio a alimentar y creer en retorcidos propósitos y en conspiraciones en la sombra, pero parece que el proceso en su totalidad nada tiene que ver con salvaguardar los estándares sobre los traspasos con menores. Parece que se desee destruir la cantera barcelonista.

Hablar de la FIFA es mentar una oligarquía corrupta ajena a lo que este maravilloso deporte representa para niños y adultos en el mundo. Pese a todo, el F.C. Barcelona se protege obedeciendo y mimando a sus jóvenes promesas y a sus familias con todo lo que se le permite. Ver para creer.