Inicio 1ª División Sevilla FC 2-1 FC Barcelona: Llegó la reacción cuando más lo necesitaban

Sevilla FC 2-1 FC Barcelona: Llegó la reacción cuando más lo necesitaban

353
0
Compartir

sevilla barcelona krohn dehliPartido intenso, vibrante y bonito el que se pudo disfrutar en el coliseo hispalense. Ambos conjuntos arrancaron con un alto ritmo de juego, y es que ya mostraron una fuerte intensidad en el calentamiento previo. Tenían ganas de fútbol y vaya si lo demostraron. El Pizjuán fue testigo de un primer tiempo en el que pudo pasar de todo. Los locales apretaban en la salida del juego al Barcelona y dificultaban mucho la elaboración del juego culé, algo que obligaba a la novedad en el once de Luis Enrique, Claudio Bravo, a tener que usar la opción de golpear la pelota en largo para que la presión sevillista no les acabara asfixiando.

Los blaugranas, por su parte, se mostraban cómodos y parecían estar dispuestos a jugar el partido a un ritmo parecido al que le proponían sus contendientes. Además, en las jugadas a balón parado del Sevilla, se replegaban mucho, dejando solo a Suárez en la punta de lanza para intentar hacer el máximo daño al contragolpe. Así fue cómo más peligro llevaron a la meta de Sergio Rico.

El equipo catalán pudo adelantarse en el marcador de forma realmente clara en dos opciones que, prácticamente, fueron simultáneas. Primero, Suárez batió a Sergio Rico, pero lo hizo partiendo de posición antirreglamentaria. Y en la falta posterior, el lanzamiento de Neymar tocó el palo izquierdo de la portería sevillista y se paseó casi hasta el otro palo por la línea de gol, donde Coke la salvó ‘in extremis’ cuando Piqué solo tenía que empujarla. Fueron unos segundos en los que la grada hispalense se llevó las manos a la cabeza ante la genialidad del brasileño, quien sin duda fue el hombre más desequilibrante.

En el equipo entrenado por Unai Emery, varios fueron los futbolistas que estuvieron cerca de perforar la meta de Bravo. Pero seguramente el que más empeño puso en ello fue Kevin Gameiro. El galo fue un quebradero de cabeza para la defensa visitante y gozó de varias ocasiones de gol que unas veces, Bravo, y otras, la zaga blaugrana acabaron desbaratando.

En el segundo tiempo, los hispalenses comenzaron con más firmeza aún, consiguiendo triangular con menos dificultad y también saliendo con criterio al contragolpe, y eso se acabaría notando en el marcador. Primero avisó Krohn-Dehli con un tiro desde la frontal que se perdió a la derecha del marco de Bravo. Y en la segunda, los sevillistas no perdonarían. Veloz conducción de Gameiro por el perfil diestro, marchándose de Alba y Mathieu, y el francés acabaría centrando para que Krohn-Dehli rematara con su pierna izquierda al fondo de la red llegando al segundo palo.

Fue un auténtico mazazo para los visitantes, que a partir de ese momento se desesperaban cuando tenían el balón, no pudiendo hilvanar jugadas con claridad. Eso lo aprovecharían los de Unai para poner el segundo tanto en el electrónico mediante una gran jugada de elaboración. De nuevo, el centrocampista danés como protagonista servía en esta ocasión un centro al área que fue rematado por Iborra al interior de la meta de Bravo. Casi sin tiempo para asimilarlo, el Barça perdía 2-0 y ahora sí que tendrían que remar contracorriente.

Sin embargo, los de ‘Lucho’ se resistieron a perderle la cara al encuentro, y con un Neymar que se echó al equipo a la espalda, lo seguiría intentando. Tuvo tres disparos el brasileño en los que se encontró con un Sergio Rico estelar. El guardameta sevillano realizó tres intervenciones casi seguidas que mantuvieron a su equipo con la ventaja que había conseguido anteriormente.

La acción que metería de lleno en el encuentro al conjunto blaugrana fue el penalti. Un lanzamiento de Sandro rebotó en Trémoulinas y fue interpretado como mano por Gil Manzano, que señaló rápidamente el punto de los once metros. El lanzamiento de Neymar no pudo ser atrapado en esta ocasión por Sergio Rico, y el Barça recortaba distancias.

De ahí al final, el sevillismo y su equipo sufrió y peleó con uñas y dientes por mantener el resultado ante un Barcelona que se fue con todo arriba, sabedor de que se jugaba el partido a un todo o nada. Los de Luis Enrique tuvieron su oportunidad más importante en un tiro de Sandro que se encontró con la madera, pero finalmente no pudieron lograr la igualada.

A oro sabe el triunfo sevillista, que se va con tres puntos más en el casillero a este parón liguero, en el que disfrutarán merecidamente de un relativo descanso, teniendo en cuenta que algunos futbolistas tienen compromisos internacionales. Y, por supuesto, qué duda cabe que también le vendrá de lujo a Emery, quien tendrá una semana más para recuperar a futbolistas lesionados y preparar las citas tan importantes que se presentan próximamente en el calendario.