Inicio 1ª División Benzema: contrastar antes de disparar

Benzema: contrastar antes de disparar

296
0
Compartir

BenzemaLa urgencia informativa no obliga a juicios de valor inmediatos, no es necesario. El lector, el espectador, el oyente, necesita la noticia y luego, busca la opinión más fiable que no es, por necesidad, la primera que llega. Una cosa es dar la noticia con inmediatez y sin acentos vinculantes y otra armar un batiburrillo efectista, de información, opinión, juicio, censura y, muchas veces, condena. Todo en una pieza. Comprendo la necesidad genética de la exclusiva, de la primicia o de, simplemente, llegar un segundo antes y aportar algo que nadie aportó. Esto es lícito. Lo que no puede ser es que todo se apoye, con demasiada frecuencia, en nada o en casi nada.

El caso de Benzema, como otros cercanos y anteriores, tiene hechos objetivos y, a mi juicio, demasiadas cosas muy poco sujetas y alegremente dichas. Sé lo que debe hacer un periodista y lo que no se debe hacer en nombre de nada. Todo está permitido siempre que sea fruto de una investigación rigurosa y con pruebas. Aventurar, establecer paralelismos o tirar de antecedentes es un riesgo: “el que hace un cesto hace ciento” o no. Se trata de una norma elemental de respeto a las personas y de respeto al oficio. Esta reflexión es un alegato en favor de millares de periodistas y de muchos medios que, aún, manejan la sana y cada día más rara norma de contrastar antes de publicar. Las redes sociales sirven para muchas cosas pero no ayudan en esto. La velocidad es nociva si no se controla. Ojalá que todo lo que se ha dicho de Benzema y de otros, más allá de lo acreditado, no sea un exceso innecesario. Detrás de un balón siempre hay un futbolista y detrás, no conviene olvidarlo, una persona.