Inicio FC. Barcelona River Plate 0-3 FC Barcelona: Los reyes del mundo

River Plate 0-3 FC Barcelona: Los reyes del mundo

303
0
Compartir
Fuente: Mundo Deportivo
Fuente: Mundo Deportivo
Fuente: Mundo Deportivo

Vino, vio, venció y se coronó. Así se resume la crónica de un Barça que puede perder, o empatar tres partidos consecutivos, pero que cuando hay un título de por medio no deja lugar a la duda. El FC Barcelona es campeón del mundo. Lo hizo en Japón, con o sin jetlag, ante un River Plate del que se esperaba poco, pero que acabó faltándole el respeto (futbolísticamente) a los de Luis Enrique. Al menos durante unos minutos. Hasta que el Barça decidió que ya había sido suficiente, y echó a andar una máquina de fútbol casi imparable. El mejor tridente del mundo no falló, y volvió para levantar otro título. Algo que empieza a ser rutina en Barcelona.

River Plate anuló al campeón de Europa en la primera mitad. La zaga argentina, de la mano de Mercado, fue un quebradero de cabeza para la MSN que no pudo hilar su fútbol como acostumbra. Los tres tenores estaban listos para coronar el mundo fútbol, pero Los Millonarios no se lo pusieron nada fácil, trabando la circulación culé y encontrando en las faltas su mayor arma. El Barça solo tuvo dos en los primeros 45 minutos. Messi, que volvió al once tras superar un cólico nefrítico, protagonizó todo el peligro azulgrana. Primero tras una cesión de Iniesta que el argentino ejecutó casi a la perfección de no ser por la milagrosa mano de Barovero. La segunda del 10 fue la primera piedra para conquistar el Mundialito. Fue Neymar quien cedió a Messi de cabeza, que se la acomodó con el pechó y prolongó con el brazo (voluntariamente o no) para matar al equipo franjirojo antes del descanso.

La segunda mitad fue casi un paseo para el equipo español. El campeón de la Copa Libertadores se deshinchó ante un Barça con más recursos y que llegó al área argentina de manera holgada. Suárez activó el modo insaciable para hacer el segundo del Barcelona. Busquets puso la magia y el uruguayo sentenció en el mano a mano. La MSN se puso a jugar y el Mundialito parecía tener dueño. Neymar pudo hacer tercero en una jugada que bien podía haber firmado Messi, pero la jugada del carioca murió en la orilla. Suárez apareció de nuevo. Para estar donde se le pide, y ser el 9 que todo campeón necesita y hacer el tercero. Medio gol fue de Neymar, que asistió de forma teledirigida para que Suárez la acomodara en la red con la cabeza.

Los argentinos estaban a otra cosa, luchando por evitar la masacre azulgrana. Alario lo intentó de cabeza, pero Bravo voló para evitar el de la honra. La misma “suerte” corrió su compañero Martínez, con un zurdazo que el meta chileno rozó con el guante para dejar virgen su portería. El Barça empezó sufriendo y acabó avasallando en tierras niponas, volviendo a ser campeón del mundo, nada nuevo en Barcelona.