Inicio 1ª División Villarreal 0-0 Betis: Sin balas en El Madrigal

Villarreal 0-0 Betis: Sin balas en El Madrigal

526
0
Compartir

El Real Betis Balompié y el Villarreal Club de Fútbol han empatado (0-0) en El Madrigal. Juan Merino debutó en los banquillos de Primera División con un Betis que mejoró sustancialmente la imagen de las últimas jornadas.

Betis Villarreal Soldado N'DiayeCorría el minuto dos de juego cuando Roberto Soldado se plantó en solitario frente a la portería de Antonio Adán. Era el primer error grave de la defensa verdiblanca y los aficionados aún estaban tomando asiento. La acción, que va camino de convertirse en tradición del Real Betis a base de repetición, terminó con el balón golpeando la madera y perdiéndose por la línea de fondo.

Sólo el palo evitó un nuevo gol en contra del Betis durante los primeros cinco minutos de juego. El desenlace de esa jugada, a la postre, acabó siendo definitorio pues el Villarreal no volvería a disponer de una ocasión tan clara.

Algo debió crujir entonces en el guión del partido y los once jugadores béticos seleccionados por Juan Merino respiraron con alivio. Esta vez no les tocaría remar a contracorriente durante noventa minutos.

Poco después dispuso Rubén Castro de un balón para insuflar confianza a los suyos. El canario disparó con potencia al centro pero el guardameta Areola rechazó el golpe con solvencia. Cada equipo había enseñado sus garras; arañando hasta dejar marca, en el límite en el que brota la sangre.

Tras las presentación cordial durante el primer cuarto de hora comenzó el baile. Los locales, cuidadosos y preciosistas, combinaron sin cesar para demostrar su habilidad trenzando jugadas. Los visitantes, por su parte, comprobaron sorprendidos su nuevo y rejuvenecido aspecto. Como si de Peter Parker en Spiderman se tratara, de la noche a la mañana el Betis defendió con rigor y supo volcarse en ataque con facilidad.

El equipo andaluz, según avanzó el choque, recobró las constantes vitales perdidas semanas atrás. Con un centro del campo portentoso en el que brillaron Alfred N’Diaye y Fabián, los de Merino tutearon al cuarto clasificado de la Liga BBVA. Mientras tanto el Villarreal, quizás esperando una versión alicaída de su rival, sólo atinó a desplegar su fútbol lejos de la zona de peligro.

Y con el paso del tiempo, ante el sorprendente empate técnico de uno y otro bando, los mecanismos de autodefensa fueron imponiéndose. De repente el punto no sabía tan mal, la portería a cero siempre es un dato positivo y el rival era de alcurnia. El argumentario oficial acabó de enterrar el partido antes de que nadie alterase el 0-0 inicial.

Por Fernando Alcalá-Zamora | En Twitter: @FAlcalaZamora