Inicio Opinión Antonio Oliver Real Jaén: depongan las armas en su favor

Real Jaén: depongan las armas en su favor

252
0
Compartir

rafael teruelRafael Teruel no ha dicho nada que no se supiera. Ha aportado matices y números. El discurso es el mismo. Nada nuevo. El Real Jaén está ahí si alguien lo quiere. No creo que sea tan sencillo pero la oferta está hecha. Solvencia y proyecto es lo que ha reclamado Teruel. Los números  se pueden ver, se pueden comprobar y, a partir de ahí, movimientos o continuidad. Esta misma comparecencia del presidente, con seis puntos más, hubiera tenido otro matiz, otro brillo. Ha sido una rueda de prensa gris, triste y llena de aires de nostalgia, reproches y miedo al futuro. Malos tiempos. La clasificación es un cuerpo dinámico y dentro de dos semanas puede tener otra cara, sin embargo ahora es el rostro de la decepción.

El Real Jaén es un club con poca suerte. Cuando ha tenido oportunidad de consolidarse y hacerse un hueco entre los clásicos de la Segunda División, lo que ganaba en el campo lo descomponían en los despachos. No ha logrado establecer un equilibrio razonable nunca pero, a estas alturas, eso ya es ladrar a la luna. Hoy el club anda con la ansiedad de tener un plan deportivo muy razonable pero, otra vez, las políticas de relación social son un caos. El club necesita un tiempo de silencio, un periodo de trabajar a cencerro tapado para reinventarse y lograr que, si no hay catástrofe, se pueda celebrar un centenario a la altura de lo que la institución merece.

De momento vivimos un tiempo de desencuentros. Lo menos preocupante es lo deportivo, eso tiene arreglo. Lo que no se puede arreglar, porque depende de los egos, es el sentido común y sin eso el futuro es negro. Espero que el club no deje de tender manos y que el Ayuntamiento se siente a hablar. No son ríos y, Alcalde y Club, pueden volver sobre sus pasos para trabajar en favor de la institución. Lo veo desde fuera y eso no es tan complicado. Espero que impere la cordura fuera del campo. En el terreno de juego Arconada y los jugadores saben lo que tienen que hacer. Espero no ser muy cándido al esperar cordura y sentido de servicio.