Inicio 1ª División Sevilla FC 1-1 RC Deportivo: La firma de la paz

Sevilla FC 1-1 RC Deportivo: La firma de la paz

481
0
Compartir

Sevilla Deportivo IborraNo será un partido para el recuerdo en el Pizjuán. Después de la durísima eliminatoria frente al Athletic, el Sevilla se enfrentaba al Deportivo de la Coruña en un partido que no tendría demasiada historia. Los gallegos estuvieron cómodos sin balón intentando aprovechar espacios; mientras tanto los hispalenses buscaban dominar el partido pero a través de un ritmo de juego bastante lento y pausado.

Fue en un fallo del portero deportivista Manu cuando el Sevilla pudo tomar ventaja en el marcador, pero la intervención de Llorente no fue suficiente, ya que al meter la pierna en el despeje del guardameta, la pelota no fue hacia la portería.

A partir de ahí la banda izquierda sevillista comenzó a adquirir protagonismo con las incorporaciones de Escudero y un activo Konoplyanka, que era quien más lo intentaba de ambos equipos. Precisamente en un centro del ucraniano llegó otra oportunidad para Llorente, pero el cabezazo del riojano llegó fácil a las manos de Manu.

Esa vez no fue, pero al siguiente balón aéreo sí que conseguiría ponerse por delante el equipo de Nervión. En la acción, Llorente cabeceó en forma de asistencia para Iborra y el centrocampista remató también de cabeza para alojar el esférico al fondo de las mallas.

Poco después, el equipo de Emery pudo ampliar la diferencia en una jugada donde Llorente e Iborra se cambiaron los papeles con respecto a la acción del gol, y fue esta vez el punta quien se giró en la frontal, tras recibir un taconazo de Iborra, y disparó fuera con su pierna izquierda.

En el segundo tiempo, continuó la historia tal y como había transcurrido anteriormente. El Sevilla seguía teniendo la pelota, pero sufría muchísimo para crearle peligro a un rival que se mantenía bien replegado y que tampoco encontraba los espacios suficientes para hacerle daño al equipo rojiblanco.

Poco antes del cuarto de hora, el Sevilla pudo marcar el segundo gracias a un contragolpe en que Kolo se incorporó como un atacante más y centro al área para que Llorente volviera a asistir a Iborra, pero en esta ocasión el valenciano no acertó a definir debido a la rápida intercepción de un defensor deportivista.

El partido seguía su cauce con muy poca tensión entre los futbolistas de ambos conjuntos. Por ello, la aparición de canteranos como Curro o Juan Muñoz fueron otras de las notas positivas que dejaría el choque frente al conjunto gallego.

Pero también habría parte negativa, ya que a diez minutos del final, el Depor robaba en el centro del campo, y un profundo pase de Lucas Pérez servía a Oriol Riera para batir a Sergio Rico y lograr la igualada en el marcador para los blanquiazules.

De ahí al final, los sevillistas lo intentaron principalmente con centros laterales y balones largos desde saques de banda que crearon algunas opciones, pero ninguna se concretó en gol. Faltaban muchos jugadores de peso importante tras el gran despliegue físico que hizo el equipo en la Europa League. Competición, junto con la final de Copa del Rey, en la que el sevillismo tiene puesta muchísima ilusión.