Inicio 1ª División Real Sociedad 0-1 Real Madrid: Bale mantiene la esperanza blanca

Real Sociedad 0-1 Real Madrid: Bale mantiene la esperanza blanca

276
0
Compartir
Foto: eurosport.es

Los tres puntos del Madrid le sitúan como líder virtual,a  la espera de lo que hagan Barça y Atlético. El Madrid dominó pero el choque no se decantó hasta el minuto 80 mediante un gran testarazo de Bale.

Foto: eurosport.es
Foto: eurosport.es

Tras unos primeros minutos en los que el Madrid embotelló al conjunto blanquiazul, los de Eusebio consiguieron reordenar sus ideas defensivas para recomponerse y crecer desde atrás, progresión que en el último cuarto de cancha se quedaba sin fuelle y sin claridad. El Madrid fue justo vencedor del envite gracias en gran parte a un Luka Modric que fue de menos a más y junto a Casemiro mantuvo al equipo compacto, el peligro entre líneas generado por James, las notables actuaciones de Nacho por la izquierda y Lucas Vázquez por la derecha. Mientras que la zaga se mostró infranqueable y Danilo cumplió aguantando las embestidas de Bruma, Bale fue decisivo y Jesé revolucionó el encuentro con su entrada al campo por Mayoral en el minuto 60.

La primera amenaza blanca llegaría en el minuto tres, por medio de un pase al hueco de James hacia Bale, que la dio mordida al no tener más remedio que tirar con la pierna ‘mala’: la derecha. A continuación, seguirían llegando las constantes del Real Madrid, provocadas por dobladas en la banda y un juego nacido desde el medio para buscar ambos costados, lo que dio lugar a varios córners en 15 minutos, y desde ahí hacer daño, además del repliegue en la presión para recuperar el dominio del esférico.

Luego, los locales se reestructuraron de mediocampo para atrás y al Madrid le costaba cada vez más generar grietas en el bloque realista. Sin embargo, antes del descanso, primero Nacho estaría a punto de adelantar a los visitantes cogiendo la espalda a Zaldua antes de que Mikel Gonzalez y Elustondo abortaran esa ocasión en dos tiempos, e inmediatamente después James no podría convertir una combinativa jugada gestada desde el flanco izquierdo.

A pesar de que la tónica del partido estaría marcada por una mayor igualdad, James colgaría un peligroso balón para Bale al punto de penalti y Rulli desbarataría con el pie la mejor ocasión del partido hasta el momento.

Tras un dubitativo tramo del encuentro, apareció Gareth Bale cuando más se le necesitaba. En torno al minuto 80, Lucas Vázquez puso un centro perfecto sobre la cabeza del galés, que la colocó de forma inapelable en la escuadra izquierda de la portería txurriurdín. La Real lo intentó al final a balón parado pero la meritoria victoria del Madrid no se tambaleó, a pesar de que Keylor Navas se viera obligado blocar un testarazo de Mikel Gonzalez.

La primera amenaza blanca llegaría en el minuto tres, por medio de un pase al hueco de James hacia Bale, que la dio mordida al no tener más remedio que tirar con la pierna ‘mala’: la derecha. A continuación, seguirían llegando las constantes del Real Madrid, provocadas por dobladas en la banda y un juego nacido desde el medio para buscar ambos costados, lo que dio lugar a varios córners en 15 minutos, y desde ahí hacer daño, además del repliegue en la presión para recuperar el dominio del esférico.

Luego, los locales se reestructuraron de mediocampo para atrás y al Madrid le costaba cada vez más generar grietas en el bloque realista. Sin embargo, antes del descanso, primero Nacho estaría a punto de adelantar a los visitantes cogiendo la espalda a Zaldua antes de que Mikel Gonzalez y Elustondo abortaran esa ocasión en dos tiempos, e inmediatamente después James no podría convertir una combinativa jugada gestada desde el flanco izquierdo.

A pesar de que la tónica del partido estaría marcada por una mayor igualdad, James colgaría un peligroso balón para Bale al punto de penalti y Rulli desbarataría con el pie la mejor ocasión del partido hasta el momento.

Tras un dubitativo tramo del encuentro, apareció Gareth Bale cuando más se le necesitaba. En torno al minuto 80, Lucas Vázquez puso un centro perfecto sobre la cabeza del galés, que la colocó de forma inapelable en la escuadra izquierda de la portería txurriurdín. La Real lo intentó al final a balón parado pero la meritoria victoria del Madrid no se tambaleó, a pesar de que Keylor Navas se viera obligado blocar un testarazo de Mikel Gonzalez.