Inicio Portada Real Madrid 1-0 Manchester City: Milán será Madrid

Real Madrid 1-0 Manchester City: Milán será Madrid

275
0
Compartir

El destino, o más bien el caprichoso fútbol, vuelve a citar en una final de Champions a Real Madrid y Átletico de Madrid. Los dos equipos de la capital se verán las caras el próximo 28 de mayo en Milán, en la que será su segunda final de Champions en tres años. Una gesta que quedará marcada en la historia de Madrid, donde sus calles ya huelen a fútbol.

El ambiente previo al encuentro era el propicio de las grandes noches. Un estadio repleto, una afición volcada y un resultado en la ida esperanzador. Todos los ingredientes necesarios para convertir al Santiago Bernabéu en el pasaporte hacia la final europea.

El encuentro, menos los últimos minutos de la segunda parte, ha sido tranquilo para el club merengue. Los blancos han controlado el juego ante un City que parecía no querer jugar la que sería su primera final de Champions.

El único gol de la eliminatoria fue en propia puerta. El centrocampista Fernando rechazó un balón que se introdujo en la portería de Hart tras intentar rechazar un centro de Bale dentro del área. Antes, los merengues tuvieron el partido controlado. Keylor Navas apenas tuvo que actuar durante el encuentro para dejar la portería a cero. Logro que ha conseguido en nueve partidos durante este año en Champions.

Un pasado de forma Yaya Touré tuvo que ser sustituido en la segunda parte por Manuel Pellegrini. El técnico chileno no consiguió que su equipo tuviera frescura ni sensación de peligro alguna. La única ocasión que animó a los cientos de aficionados ingleses desplazados al Bernabéu a levantarse de sus asientos fue un disparo al palo de Fernandinho.

bale

Entre el buen juego de un Real Madrid ordenado y con las ideas claras podemos destacar la actuación de un Sergio Ramos muy seguro en defensa, de un Gareth Bale que cada vez creé más en su potencial y de un Isco que dejó varios detalles de calidad que le vienen de perlas a él, al Real Madrid y, porqué no, a la Selección.

Durante los últimos veinte minutos del encuentro el City creó algo más de peligro, pero no asustó demasiado a un Real Madrid que acabó el partido en el campo contrario y ovacionado por sus miles de aficionados. Al final del partido los jugadores continuaron en el césped durante unos minutos celebrando junto a la afición el pase a una final que vuelve a enfrentar familias, amigos, parejas y vecinos. Una final que deja claro el potencial del fútbol español en Europa. Sin duda, un partido que dejará momentos inolvidables para todos los amantes de un deporte que no deja de sorprender a quienes lo viven.